Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Alemania ha prohibido adoptar animales en adopción desde el 18 de diciembre hasta que termine el año, con motivo de las celebraciones por Navidad. Esta medida se basa en que una mascota debe acompañar al dueño durante toda la vida, por lo que su adquisición debe ser hecha de manera responsable.

Es común que las personas adquieran perros de un refugio para sumar a la familia a un animales sin hogar, muchas veces en un arranque de entusiasmo. Pero a veces establecen vínculos durante la Navidad y pasadas las fiestas devuelven la mascota.

Esta medida pretende evitar los abandonos masivos de mascotas. El motivo es que por Navidad, varias personas consideran regalar perros, gatos y otros animales domésticos; pero, aunque son recibidos con alegría, los receptores del presente se desatienden de ellos o los dejan abandonados en las calles de Alemania.

Sin embargo, los refugios de Alemania se mantendrán abiertos y así las personas podrán visitar a los animales. Esto servirá para que las familias piensen con calma la decisión de adquirir una mascota y puedan hacerlo pasando las fiestas de Navidad.

Esta medida ha polarizado Alemania. Si bien algunos aplauden la motivación y consideran importante evitar el abandono de perros y gatos; otros sostienen que las celebraciones por Navidad son un buen momento para introducir una mascota en la familia, ya que pasan más tiempo juntos.

Docenas de locales donde se adoptan mascotas se han sumado a la medida. Esta iniciativa afectará incluso al refugio de Berlín, ubicado en la capital de Alemania, que a la vez es el más grande de Europa.