Javier Collado

Dobuss

Más de 150 países se unirán a una conferencia de Naciones Unidas para adoptar un pacto mundial con el fin de gestionar mejor los flujos de migrantes, dijo un alto funcionario de la ONU. En julio, los 193 miembros de la ONU, excepto Estados Unidos, concluyeron el llamado Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular para tener un mejor manejo de la migración.

Desde entonces, el texto ha sido criticado por políticos europeos que dicen que podría aumentar la inmigración. Al menos seis miembros de la Unión Europea, en su mayoría en la antigua Europa comunista del Este, han rechazado el acuerdo. La representante especial de Naciones Unidas para las Migraciones Internacionales, Louise Arbour, dijo que más de 150 gobiernos se habían inscrito para el evento en la ciudad marroquí de Marrakech donde se adoptará el acuerdo el lunes. No dio detalles.

El pacto no es legalmente vinculante, pero puede dar una guía muy útil para los países que enfrentan la migración, agregó en una conferencia de prensa. “Muchos desafíos se interpondrán en el camino hacia su implementación, entre ellos la narrativa tóxica y mal informada que con demasiada frecuencia persiste cuando se trata de migrantes”, sostuvo.

En la última agitación política sobre el pacto, el primer ministro belga, Charles Michel, relanzó su gobierno el domingo como una administración minoritaria después de que el partido más importante de su coalición se retiró en una disputa sobre la firma del acuerdo.

También el domingo, el subsecretario del Ministerio del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, dijo que los representantes del país no asistirán al evento. “Nuestra posición es clara. Nosotros decimos que la migración no es un derecho humano. El derecho lo tienen los países de definir las condiciones de ingreso de los ciudadanos extranjeros”, expresó.

Entre otros líderes, la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo mandato de 13 años ha estado marcado por su política migratoria de puertas abiertas, sí asistirá al evento. El Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular es un marco para la cooperación y tiene como objetivo reducir la migración ilegal, ayudar a integrar a los migrantes y devolverlos a sus países de origen.