Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Han visto que los telómeros -secuencias de ADN que están ubicadas en los extremos de los cromosomas, como si fueran tapones- desempeñan un papel clave. Al parecer, los tumores que tienen mecanismos de mantenimiento de los telómeros junto con ciertas alteraciones genéticas tienen un riesgo más elevado de peor pronóstico y necesitan un tratamiento más agresivo que los tumores que no tienen estas características. Publican sus resultados en la revista Science.

Investigaciones previas ya habían sugerido que existe una relación entre el resultado clínico y la presencia o ausencia de mutaciones en genes que se sabe que influyen en el mecanismo de mantenimiento de los telómeros; este mecanismo es una característica primordial de las células tumorales. En condiciones normales, los telómeros se acortan cada vez que la célula se divide y cuando alcanzan cierta longitud, la célula entra en un proceso de senescencia y muere. Sin embargo, las células tumorales, a pesar de dividirse mucho, son capaces de escapar de ese destino restableciendo la longitud de los telómeros y así continuar proliferando. Y lo hacen activando un método de mantenimiento de telómeros.