Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La enfermería de la Unidad de Gestión Clínica de Hematología del Hospital Universitario Reina Sofía ha realizado un estudio denominado ‘Fatiga por compasión en los enfermeros hematológicos’ que tiene como objetivo reducir la ansiedad que genera en los profesionales el desarrollo de su trabajo, ya que muchos de ellos están expuestos a potenciales fuentes de estrés al intentar aliviar el sufrimiento de las personas a las que cuidan. Se trata de un trabajo observacional, realizado entre abril y septiembre de este año, y que ha contado con la colaboración de la psicóloga sanitaria de la Escuela Andaluza de Salud Pública y de la unidad de Cuidados Paliativos, María José Fernández.

El proyecto, presentado por las enfermeras de la unidad Laura Romero, Beatriz Gutiérrez, Ana Cerezo y María Ángeles Feria, ha recibido el Premio a la Mejor Ponencia en el 23º Congreso Nacional de Enfermería Hematológica’ organizado por la Asociación Nacional de Enfermería Hematológica (A.N.E.H), que se celebró el pasado 25 de Octubre en Zamora.

Según ha explicado una de las enfermeras responsables del proyecto, Laura Romero, “la idea surgió ante la necesidad visible de los profesionales de la unidad, que en 2015 identificaron en el Plan de Seguridad del Paciente, la necesidad de recibir apoyo psicológico, ya que las propias características del paciente hematológico (muchos casos diagnosticados de una enfermedad maligna, tratamientos largos, repetidos periodos de aislamiento en el hospital y resultados de la intervención negativos…), pueden favorecer la aparición en estos profesionales, que realizan una atención integral desde la empatía, de una forma de estrés post-traumático conocido como Fatiga por Compasión”.

Para el desarrollo del proyecto ha sido utilizada la ‘Escala ProQOL_vIV’ y en la investigación han participado 33 profesionales de la unidad. Concretamente ésta se compone de tres subescalas: Satisfacción por Compasión (definida como el sentimiento de plenitud y alegría de ayudar a otra persona);  el Burnout (considerado como el trastorno emocional vinculado con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida del profesional); y la Fatiga por Compasión (que se define como el estrés resultante de la relación de ayuda terapéutica, de la empatía y del compromiso emocional).

Tras analizar los resultados obtenidos, la investigación concluye que a pesar de estar sufriendo una forma de estrés, también manifiestan una gran satisfacción relacionada con la capacidad de ser un profesional de ayuda efectivo. En este sentido, la enfermera Laura Romero, señala que el agradecimiento de las personas que reciben nuestra ayuda, el sentimiento del deber cumplido, la sensación de que nuestro trabajo tiene utilidad y trascendencia para las personas a las que cuidamos y la buena relación en el trabajo en equipo, son los principales factores motivadores de esta satisfacción”.

En este sentido, la Unidad de Hematología seguirá trabajando en la humanización de los cuidados, concienciando a los profesionales que están en contacto directo con el sufrimiento humano sobre este tipo de trastornos y fomentando su prevención y abordaje a través de la implantación de diferentes intervenciones.