La joven caminando hacia el altar con su padre y su padrastro/ Imagen: Facebook Ally Grizzard

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Hace tres años, un accidente de tráfico dejó paralizada a Ally Grizzard de cintura para abajo. La joven iba conduciendo por un camino rural en Bowdon (Georgia) cuando se encontró de frente con un camión que circulaba en sentido contrario.

La camioneta se estrelló contra su automóvil y Ally, que entonces tenía 20 años, salió despedida de su vehículo y aterrizó a un lado de la carretera. En el hospital, los médicos le comunicaron que su columna vertebral se había roto durante el horrible accidente y queprobablemente nunca más podría volver a caminar.

Ally, que ahora tiene 23 años, recuerda que llevaba a su perro Lily al veterinario ese día, pero no mucho más. «Todo lo que recuerdo es ver un camión de heno viniendo hacia mí, de frente, en mi carril», cuenta en una entrevista a en la cadena Fox.

La joven dice que recuerda sentir su espalda destrozada cuando aterrizó en el suelo antes de perder el conocimiento. Fueron unos vecinos de la zona los que llamaron a emergencias y, tras ello, fue trasladada en avión al Hospital Grady Memorial en Atlanta. «Cuando llegué a Grady, no tenía pulso, ni presión arterial, nada», cuenta.

Ally pasó siete meses en The Shepherd Center en Atlanta recibiendo una terapia física intensa para recuperar su independencia. «Realmente luché para salir en público y realmente me preocupé por lo que la gente pensaba de mí», reconoce.

Después de que su novio, Amos, le propusiera matrimonio en 2017, decidió que no usaría la silla de ruedas el día de su boda. «La noche en que nos comprometim