Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Patti Chatterson y sus dos nietos estaban pasando una noche de cine en casa cuando su corazón se detuvo.

Grayson Wu, de 7 años, le hizo una pregunta a su abuela pero ella no respondió.

«Aparentemente, mi cabeza se volvió hacia atrás y mi boca estaba abierta y estaba haciendo sonidos de gorgoteo», dijo Chatterson a InsideEdition.com desde su casa en Saskatoon, Saskatchewan.

Ella no recuerda nada de lo que ocurrió, pero cuando se despertó cuatro días más tarde, estaba en un hospital, con soporte vital, y le dijeron que Grayson y su hermano de 10 años, Kian, habían salvado su vida llamando al 911 y realizando maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP)

«Mantuvieron la calma tan increíblemente bien», dijo la orgullosa abuela, que es enfermera. Su hija, la madre de los niños, también es enfermera y recientemente le había enseñado a sus curiosos hijos el procedimiento de salvamento después de que se lo preguntaran.

«Lo hicieron de manera fabulosa», dijo Chatterson, quien ahora está en casa y está mejorando, aunque todavía está un poco molesta. Además cuenta con un desfibrilador interno, que actúa por sí solo si su corazón se detiene de nuevo.

«Me sentía como una joven de 62 años, incluso yendo con frecuencia al gimnasio».

Pero sentada en su sillón reclinable, justo después de la cena, en una noche tranquila con sus nietos, sufrió un paro cardíaco.

Los niños llamaron a sus padres, pero nadie contestó. Grayson marcó el 911 y le entregó el teléfono a su hermano mayor. Grayson buscó el pulso pero no lo encontró. Puso el dedo bajo la nariz de su abuela, pero no sintió que saliera aire.

El responsable de Emergencias les dijo a los niños que tumbaran a su abuela en el suelo. Kian comenzó a hacerle compresiones en el pecho. Grayson contribuyó con resucitación boca a boca. Siete minutos después, llegaron los médicos.

«Tuve que ser desfibrilada cuatro veces», dijo Chatterson. Los médicos tampoco pudieron averiguar qué fue lo que ocasionó el paro cardíaco. El paro cardíaco, explicó, es mucho peor que un ataque cardíaco. «Su corazón se detiene y eso es todo. A menos que obtenga RCP o desfibrilación, está muerta», dijo.

Grayson valora mucho más a su abuela, después de lo ocurrido. «¿Sabes qué, abuela?», Le dijo, «No he terminado de pasar tiempo contigo».