Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La

Policía Nacional y la Policía de Suecia han desarticulado una organización internacional que supuestamente perpetraba asesinatos por encargo. Esta operación conjunta ha permitido esclarecer la muerte a tiros de un hombre en Marbella (Málaga), cuando salía de una iglesia tras la comunión de su hija; y otro a las puertas de su domicilio en la localidad de Estepona. Nueve personas han sido detenidas.

Las pesquisas realizadas apuntan a que los investigados como supuestos sicarios están relacionados con el mundo del narcotráfico. En Málaga han sido arrestadas cinco personas, de las que dos quedaron en libertad antes de pasar a disposición judicial y tres ingresaron en prisión. Otras cuatro fueron detenidas en Malmö y todas ingresaron en la cárcel. Se les investiga por los delitos de asesinato, pertenencia a organización criminal y falsedad.

Así lo han informado en rueda de prensa el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; el hasta ahora jefe provincial de la Policía Nacional, Francisco López Canedo; el responsable de la Udyco Costa del Sol, Antonio Rodríguez Puerta; y el jefe superior de Policía en Andalucía Oriental, Jesús Redondo, y la comisaria jefe de la Región Sur de Suecia, Petra Stenkula, que han explicado los detalles de la operación, denominada ‘Rueda’.

En el transcurso de la operación se han llevado a cabo nueve registros domiciliarios –cinco en Málaga y cuatro en la localidad sueca de Malmö– en los que se han intervenido un chaleco antibalas, un cinturón con funda de pistola, una pistola eléctrica, 4.165 euros en efectivo, equipos informáticos, once teléfonos móviles y tres relojes de gama alta, uno de ellos de oro y diamantes valorado en casi un cuarto de millón.

La organización, supuestamente liderada por dos parejas de hermanos, actuaba «contratados por las distintas bandas de narcotraficantes para llevar a cabo ajustes de cuenta», según ha informado Gómez de Celis, quien ha destacado el éxito que supone esta operación y la coordinación entre cuerpos policiales de distintos países, la Fiscalía y juzgados.

Por su parte, el hasta ahora jefe provincial de la Policía Nacional ha explicado que la investigación comenzó el día 25 de marzo, tras el robo de un vehículo todoterreno y su posterior utilización en el incendio de un gimnasio en Marbella propiedad de una persona relacionada con el tráfico de estupefacientes en la zona.

Ese mismo día, presumiblemente, los mismos autores trataron de incendiar un chiringuito en Estepona, no lográndolo en esa ocasión pero consumando los daños dos semanas más tarde. Este establecimiento pertenecía a otro conocido traficante del que se tenía conocimiento que habría realizado operaciones ilícitas asociado al perjudicado del primer incendio.

Tras esto, el 12 de mayo se produjo la muerte de un hombre a las puertas de una iglesia de San Pedro de Alcántara, cuando salía de la comunión de su hija; el cual recibió varios disparos de un individuo que huyó del lugar en motocicleta. El día 20 de agosto otro hombre falleció en el acceso de su domicilio en Estepona, huyendo el presunto autor en bicicleta.

Un día antes de lo previsto, se precipitó la acción y se detuvo en Suecia a uno de los principales investigados cuando se desplazaba en un vehículo junto con otras dos personas ajenas a la investigación. Por tal motivo, y con las preceptivas autorizaciones judiciales, durante la tarde del día 26 se practicaron las detenciones y los registros.