Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Un vecino de El Puerto de Santa María ha denunciado el fallecimiento de su mujer, tras diversos intentos telefónicos frustrados en el 061 para que una ambulancia llegara a su domicilio a atender a su mujer.

Incluso Jesús ha denunciado que la teleoperadora le llegó colgar el teléfono.

Jesús pretende, con la difusión de este incidente, que no vuelva a ocurrir a nadie.

El pasado día 1 de noviembre estaban vistiéndose para ir a Sevilla a ver la procesión extraordinaria de la Esperanza de Triana cuando ella comenzó a sufrir un fortísimo dolor de cabeza. Ella mismo dijo que pensaba que le estaba pasando algo muy grave, y que podía ser un ictus.

Acompañado de su hijo, llamó una y otra vez al 112, que acabó por pasarle al 061 y al informar que posiblemente fuera un ictus le aseguraron que le enviarían una ambulancia, pero la ambulancia no llegaba.

Finalmente, denuncia Jesús, llegó la ambulancia pero solo subió el conductor, que desde el salón de casa llamó asimismo al 061 al ver la enorme gravedad del estado de Luci.

Media hora más tarde llegó el equipo médico, que hicieron todo por reanimarla y la llevaron al hospital de El Puerto de Santa María.

Luci fallecería dos días más tarde.

Con esta denuncia pública, Jesús pretende que nadie más pase por esta situación. Pide que nadie pueda estar una hora pidiendo asistencia médica urgente sin ser atendido.

Sólo le queda el consuelo de haber donado todos sus órganos.