Biblioteca Central.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.  CTA ha denunciado  problemas de seguridad en la Biblioteca Central del Ayuntamiento de Córdoba. Reproducimos la nota de prensa emitida a tal efecto:

(…) Parece que hay problemas que son irresolubles, pasa un mandato, pasa otro, y no hay quién los resuelva.

En la Biblioteca Central se vienen sucediendo los problemas de orden público ya durante más de 7 años, pero la realidad es que ahora son más acuciantes. Casi todos los días cuando los ordenanzas van a la 7,30 de la mañana para abrir las puertas, en las mismas hay personas durmiendo allí, porque al parecer no tienen un techo donde hacerlo.

Es más; se ha dado el caso de que hay personas que han sufrido convulsiones: se llama al 061, los atienden los sanitarios, pero los dejan allí. Hace unos días el vigilante de seguridad y varias empleadas tuvieron que salir por la puerta de atrás, porque varios individuos con motos los estaban esperando a la salida de la biblioteca en tono amenazante.

Algunas compañeras han sido insultadas y amenazadas cuando entraban al trabajo o salían de él incluso en las inmediaciones de la biblioteca.

Pensamos que nadie tiene que sentir miedo o temor de acudir a su trabajo, ni sentirse amenazado durante el desempeño de sus funciones allí. Esto se puso en conocimiento del P.P. cuando estaba al frente del Gobierno Municipal. Ahora se ha puesto en conocimiento del PSOE, que es quién está a cargo de la Delegación de Cultura -y de la Delegación de Recursos Humanos-, ambas a cargo de David Luque, sin que nada se haya hecho al respecto. Por lo menos no se ha hecho nada que se nos haya comunicado a C.T.A. Recientemente lo hemos comunicado al Director General de Cultura, de nuevo sin resultado.

Los y las compañeros y compañeras de la biblioteca avisan a la Policía Local, pero por allí no acude nadie. ¿A que están esperando? ¿A que un día se produzca una desgracia?. Con este clima de inseguridad los usuarios de estos centros tampoco se sienten seguros, provocando una menor afluencia de los mismos, generando como consecuencia final el grave deterioro del servicio público. Ya no sabemos qué hacer, para que quien tiene responsabilidad y autoridad en este Ayuntamiento haga algo.

Volvemos a poner estos hechos en su conocimiento y pedimos encarecidamente y exigimos una solución para esta situación. De lo contrario nos veremos una vez más en la obligación de tomar acciones tanto legales como de movilizaciones sindicales. No se puede abandonar a su suerte un servicio público municipal, como se está haciendo con este (…)