Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. El sábado, día 24 de noviembre, el último grupo de militares españoles partirá hacia Irak desde los aeropuertos de Madrid y Bilbao para hacer el relevo en la misión ‘Inherent Resolve’, formando parte del contingente A/I-IX.

En el contingente participan unos 540 militares de los que 180 pertenecen al Regimiento de Infantería “Garellano” nº 45, con sede en Bilbao y el resto a otras unidades de la Brigada “Guzmán el Bueno” X, procedentes de la base de Cerro Muriano (Córdoba), así como de otras unidades de los ejércitos de Tierra, Aire y Guardia Civil.

El grueso de la contribución española a la coalición internacional se encuentra desplegado en la Task Force (TF) Besmayah que, liderada por España, se encuentra ubicada en el complejo de adiestramiento del mismo nombre y tiene como objetivo el mejorar la formación de los soldados iraquíes en la lucha contra artefactos explosivos improvisados, tareas de desminado, operaciones especiales y asistencia sanitaria, además de otras capacidades.

España, como país solidario con sus aliados y amigos, y comprometido con la estabilidad mundial, participa desde el principio en la Coalición, dirigiendo una misión de adiestramiento englobada en el concepto Building Partnership Capacity (BPC), en la que aporta su experiencia en el adiestramiento de unidades militares obtenida en su extensa participación en misiones multinacionales en escenarios que abarcan desde Afganistán hasta Somalia o Mali. Los instructores españoles desarrollan su trabajo de acuerdo a las necesidades del ejército iraquí, en el marco de los planes establecidos por la Coalición.