Vendimia.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Denominación de Origen de Ribera del Duero ha registrado en 2018 la segunda mayor cosecha de su historia tras cerrar la vendimia, que ha tenido lugar del 17 de septiembre hasta finales de octubre, con un total de 125 millones de kilos de uva recogidos de excelente estado y calidad.

En concreto, el presidente del consejo regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, Enrique Pascual, ha explicado en declaraciones de Europa Press que la vendimia de este año tan solo ha sido superada por los 133 millones de kilos que se recolectaron en 2016.

De esta forma, un total de 8.300 viticultores y 315 bodegas han participado en la cosecha de las 23.200 hectáreas inscritas en la DO, de las cuales el 80% se ha vendimiado a mano, en «busca de la calidad» de los vinos, según ha indicado el director general del consejo regulador, Miguel Sanz.

Esta vendimia de récord ha tenido lugar tras un 2017 de fuertes heladas que provocaron la peor sequía de la historia, cuando se produjo una pérdida de hasta el 60% de la cosecha y con tan solo 55 millones de kilos de uva recogidas.

El director técnico del consejo regulador, Agustín Alonso, ha explicado que tras ese 2017 marcado por la climatología y la sequía, el ciclo del viñedo en 2018 ha «resultado ser de una altísima producción, caracterizada por su excelente estado sanitario y óptima calidad».