Javier Collado

Dobuss

La Policía británica se ha puesto en contacto con los padres de Madeleine McCann, la niña desaparecida hace más de once años en Portugal, para trasladarle que tienen dos nuevas pistas que pueden ser clave en el caso.

El equipo de la investigación ‘Operacion Grange’ ha explicado que estas pruebas todavía tienen que ser analizadas y que, aunque es posible que se demore, pueden dar un buen resultado. Kate y Gerry McCann están «muy animados» de que Scotland Yard pueda estar acercándose al secuestrador de Madeleine tras tantos años desaparecida.

El Ministerio del Interior británico anunció que concedería más de 150.000 euros adicionales a la ‘Operación Grange’ para mantener abierto el caso hasta la primavera del próximo año. Fuentes del Ministerio explicaron a la familia de la niña que todavía queda mucho por hacer, disipando así los temores de que la investigación pudiera ser archivada.

Maddeleine desapareció en el año 2007 durante unas vacaciones junto a sus padres en Praia da Luz, en Portugal. La niña, que entonces tenía tres años, se quedó sola junto a sus hermanos mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano.

El portavoz de la familia ha explicado que los padres de Madeleine están muy agradecidos y animados tras conocer la noticia sobre la financiación adicional y están esperanzados porque la Policía siga creyendo que todavía hay mucho que hacer en este caso. «Kate y Gerry aprecian todo lo que las autoridades están haciendo para conseguir resolver el caso después de todo este tiempo», explica el portavoz de los McCann.