Imagen: First Dates.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los CODA son aquellas personas que son oyentes pero han nacido de padres sordos. Es el caso de Adrián, un joven que escucha perfectamente pero que se maneja en su día a día con la lengua de signos y que también ha sufrido “marginación” por ello. En First Dates ha tenido una cita con su antagonista: un sordo de padres oyentes con el que ha congeniado muy bien desde el principio.

“Parece que los oyentes tenemos que relacionarnos con los oyentes y los sordos con los sordos, pero no es así. Yo me he criado con sordos y tengo esa identidad, tengo el ‘tic sordo’. Soy muy observador por ejemplo. Hago más caso a mi lado sordo que al que escucha”, ha explicado Adrián, acompañándose todo el rato de la lengua de signos.

Jordi estaba deseando conocer a un chico oyente con el que poder relacionarse. “En la comunidad de sordos nos conocemos casi todos y no me ha gustado ninguno”. Los dos se han sorprendido un poco por su diferencia de edad (se llevan 12 años) pero han estado tan a gusto que han aceptado una segunda cita.