Javier Collado

Dobuss

Alvaro Sánchez. El Rectorado de la Universidad de Córdoba acoge durante dos días el XI Encuentro de la Red de Comités de Ética de Universidades y Organismos Públicos de Investigación (RCE), una estructura que tiene como objetivos compartir experiencias, homogeneizar procedimientos y generar buenas prácticas en investigación.

En el encuentro participan más de un centenar de inscritos que representan a diferentes universidades y organismos públicos que  hasta mañana viernes abordarán cuestiones como los códigos de buenas prácticas de las universidades, aspectos relacionados con la investigación con humanos y animales, terapias génicas y celulares, o reflexionarán sobre el futuro de esta red.

El encuentro ha sido inaugurado por José Carlos Gómez Villamandos, rector de la Universidad de Córdoba; María Casado, directora del Centro de Investigación  Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona; y Rosario Moyano Salvago, decana de la Facultad de Veterinaria de la UCO y organizadora del evento.

En su intervención, el  rector de la Universidad de Córdoba ha dado la bienvenida a los asistentes a quienes ha expresado su agradecimiento  en nombre de la comunidad científica por  su “exhaustiva labor para que hagamos las cosas con coherencia y con un compromiso social y ético que tiene que ser fundamental”.

En relación a la Universidad de Córdoba, Gómez Villamandos ha señalado que es una universidad de tamaño adecuado pero comprometida con la investigación en todas las ramas y especialmente en las de biomedicina y en la parte agroalimentaria en organismos modificados genéticamente y en experimentación animal, 2con lo que no es raro que este encuentro se realice aquí”. El rector ha agradecido la elección de  Córdoba y el trabajo realizado por Rosario Moyano y la directora del Servicio de Animales de Experimentación de la UCO, Ana Molina, como impulsoras de este encuentro.

Rosario Moyano ha destacado la elevada participación registrada y repasado la evolución de lo red en los últimos quince años hasta convertirse en “un referente europeo como herramienta para promover la integridad en la investigación”.

María Casado ha destacado la utilidad de esta  red que une a las universidades públicas y a los organismos públicos de investigación y resaltado su importancia ante una situación de cambio en el  modelo de investigación en “con la introducción de elementos de excesiva prisa en la obtención de resultado con consecuencias, en muchos casos, no deseadas de excesiva mercantilización de lo que se entendía antes como investigación”. Casado ha abogado por el papel de la Universidad pública como servicio y elemento de creación y  transmisión de conocimiento “y eso quiere decir también formar en la investigación”.