Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Hospital Universitario Reina Sofía celebra como cada año, el día mundial del prematuro con una jornada de convivencia y actividades con las familias. Este año, la unidad de Neonatología ha programado un desayuno con los padres y madres que tienen a sus hijos ingresados y también con todas las personas que han pasado por esta unidad y se han querido sumar.

Ha sido un acto muy entrañable, que ha permitido a los padres y madres intercambiar experiencias, reducir la ansiedad de las familias que tienen a su hijo ingresado y comprobar que muchos recién nacidos que pasaron por esta unidad, ya están en sus casas, llevando una vida normalizada. Para visualizar este concepto, además del desayuno se ha instalado un mural en la segunda planta (donde se ubica el espacio de ingreso).

El mural lo han ido construyendo los propios familiares de niños ingresados y los padres y madres que han participado en el acto con su hijo. Concretamente, los familiares con niños ingresados han ido colgando calcetines con la fecha de nacimiento del recién nacido en una cuerda y, los padres y madres cuyos bebés ya están dados de alta, han colgado una foto de sus hijos.

Según destaca la supervisora de la Unidad de Neonatología, Lourdes del Río, “hemos organizado esta jornada con mucha ilusión, tiendo en cuenta todas las emociones y tensiones que una persona experimenta cuando tiene que enfrentarse al ingreso de su hijo”. En este sentido, 1 de cada 10 nacimientos es prematuro a nivel mundial, por lo que son muchas las familias que pasan por este difícil momento.

La jornada también ha puesto el foco en los bebés, regalándoles a los 24 niños que en estos momentos están ingresados en la unidad, un globo y una bolita de decoración con el texto ‘mi primera Navidad’. El resto de niños y niñas que no están ingresados pero que sí han participado en la conmemoración de este día han recibido un osito de peluche como obsequio.

El Hospital Universitario Reina Sofía celebra como cada año, el día mundial del prematuro con una jornada de convivencia y actividades con las familias. Este año, la unidad de Neonatología ha programado un desayuno con los padres y madres que tienen a sus hijos ingresados y también con todas las personas que han pasado por esta unidad y se han querido sumar.

Ha sido un acto muy entrañable, que ha permitido a los padres y madres intercambiar experiencias, reducir la ansiedad de las familias que tienen a su hijo ingresado y comprobar que muchos recién nacidos que pasaron por esta unidad, ya están en sus casas, llevando una vida normalizada. Para visualizar este concepto, además del desayuno se ha instalado un mural en la segunda planta (donde se ubica el espacio de ingreso).

El mural lo han ido construyendo los propios familiares de niños ingresados y los padres y madres que han participado en el acto con su hijo. Concretamente, los familiares con niños ingresados han ido colgando calcetines con la fecha de nacimiento del recién nacido en una cuerda y, los padres y madres cuyos bebés ya están dados de alta, han colgado una foto de sus hijos.

Según destaca la supervisora de la Unidad de Neonatología, Lourdes del Río, “hemos organizado esta jornada con mucha ilusión, tiendo en cuenta todas las emociones y tensiones que una persona experimenta cuando tiene que enfrentarse al ingreso de su hijo”. En este sentido, 1 de cada 10 nacimientos es prematuro a nivel mundial, por lo que son muchas las familias que pasan por este difícil momento.

La jornada también ha puesto el foco en los bebés, regalándoles a los 24 niños que en estos momentos están ingresados en la unidad, un globo y una bolita de decoración con el texto ‘mi primera Navidad’. El resto de niños y niñas que no están ingresados pero que sí han participado en la conmemoración de este día han recibido un osito de peluche como obsequio.