Jóvenes bebiendo alcohol/ Imagen: Agencias

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, ha hecho un llamamiento a la toma de conciencia de la ciudadanía “sobre los daños que se producen ante el consumo de alcohol, en especial a la población con mayor riesgo, como son los adolescentes y jóvenes”. Así lo ha señalado en la celebración de las primeras jornadas sobre el consumo de alcohol y otras toxicomanías y sus consecuencias, organizadas por la Asociación de Alcohólicos Liberados (Acali), donde la delegada ha indicado que el alcoholismo “es un problema de salud en el más amplio sentido, que afecta al cuerpo, a la mente, a las relaciones sociales y a la espiritualidad de la persona”.

En el marco del Día mundial sin alcohol, que se celebra hoy, la delegada, ha puesto de manifiesto la importancia y eficacia de los grupos de autoayuda en la recuperación de personas con dependencias y ha abogado por “la prevención y la promoción de hábitos de vida saludables entre la población infantil y juvenil”.

Igualmente, la delegada ha hecho hincapié en la importancia de la colaboración con el tejido asociativo “como un actor fundamental” en la aplicación de los programas que pone en marcha la Junta de Andalucía, en tanto en cuanto “nos permiten conocer la situación y demandas de la población diana, a la vez que incluso realizan actividades que no pueden ser cubiertas por las propias instituciones públicas, dada su mayor cercanía y conocimiento de las necesidades”.

Por otro lado, Luna ha recordado que el alcohol sigue siendo la sustancia que más admisiones a tratamiento motiva en Andalucía y que el 29% de las personas que iniciaron tratamiento por adicciones durante el año pasado, lo hicieron por consumo de alcohol. Principalmente en hombres (80,74%) frente al 19,26% de las mujeres.

Asimismo, según la última encuesta ‘La Población andaluza ante las Drogas’, el 43,6% de adolescentes de 12 a 15 años y el 86,7% de menores de 16 a 17 años ha consumido alcohol alguna vez en la vida. Además, en los últimos años se ha adelantado la edad de inicio al consumo entre menores, situándose en los 13,3 años de media.

La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, a través del Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones, del que se está desarrollando su tercera edición, “viene priorizando en los últimos años intervenciones enfocadas a la prevención del consumo, así como a la promoción de hábitos de vida saludables, fundamentalmente entre los jóvenes”, ha explicado la delegada, que también ha hecho referencia al programa de prevención comunitaria de las drogodependencias y adicciones, denominado ‘Ciudades ante las Drogas’, que en colaboración con los ayuntamientos, está orientado a reducir o paliar el uso y/o el abuso de sustancias y otras adicciones en la población joven y otros colectivos de riesgo, a través de la puesta en marcha de proyectos adaptados a la realidad local de cada municipio participante.

Por otro lado, Luna ha informado que la Junta pone a disposición de las personas que desean salir del problema de la adicción al alcohol u otras drogas un amplio abanico de recursos, que en el caso de Córdoba, es una red de 35 centros para la atención de personas con problemas de drogodependencias y adicciones, tanto de carácter público como concertados con la Junta, de acceso  universal y gratuito, destinados a la prevención, orientación, desintoxicación ambulatoria, deshabituación y reinserción de las personas con dependencia de sustancias como el alcohol y otras drogas.

Finalmente, la delegada ha puesto en valor “Además de estos dispositivos, conviene reseñar la labor desarrollada por familiares y amistades que, junto con las asociaciones y grupos de autoayuda, constituyen el sistema de ayuda natural a las personas dependientes”.