Medina Azahara
Medina Azahara. Foto: Wikipedia

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara ha publicado una nota de prensa denunciando la privatización y el abuso de la via pública

Reproducimos la misma en su integridad:

(…) El urbanismo moderno se caracteriza por la planificación de los crecimientos y usos de la ciudad y por la definición de los equipamientos y espacios públicos. Contra la proliferación de construcciones en todo espacio posible, característica del urbanismo de los sesenta, nuestro plan general de ordenación urbana propuso, con la llegada de la corporación democrática, la recuperación de lo público, lo que es de todos y que cumple una función social primordial.

En los nuevos barrios creados bajo tal planificación, se definieron los solares para equipamientos públicos y se obligó a pasar al dominio público calles, plazas, jardines,… todo un conjunto de espacios para el uso colectivo y compartido. En los barrios ya existentes, y con más necesidad en el extenso casco histórico, se buscaron soluciones a la falta de tales espacios mediante operaciones urbanísticas de remodelación y regeneración urbanas que permitieran contar con vía y espacio públicos. Actualmente, estos objetivos sufren un parón, cuando no un retroceso bajo la excusa de la adaptación a los nuevos tiempos. Ello se demuestra por la interpretación permisiva y falta de control de las normas existentes. La quincena de ordenanzas que afectan a la vía pública (veladores, ruido, publicidad exterior…) son vulneradas con la complacencia de nuestras autoridades, cuando debieran hacerlas cumplir.

Para las asociaciones vecinales de nuestra ciudad se ha convertido el espacio público en un elemento fundamental en la vida ordinaria de los cordobeses y cordobesas y de nuestros visitantes. La usamos para el desarrollo de una gran cantidad de actividades, fundamentalmente, colectivas. Y así queremos que siga sucediendo. Pero, últimamente, están proliferando los usos lucrativos y privativos enmascarados como actividades socioculturales o como vías de desarrollo económico y, por otro lado, se está extendiendo un abuso de la utilización de la vía pública por parte de las propias instituciones y de cualquier colectivo que lo pretenda, que altera la normal convivencia ciudadana. Ante estos hechos, la respuesta de las administraciones públicas está siendo insuficiente, cuando no complaciente.

Por todo ello, la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara propone:

1.- Revisar las ordenanzas municipales que tratan sobre la vía pública, coordinando su aplicación generando para ello una ordenanza marco. Mientras tanto, es urgente que se apliquen las ordenanzas vigentes en defensa del interés general y no de los intereses privativos, lucrativos y particulares.

2.- Unificar la gestión de la vía pública mediante la creación de una concejalía específica que supere la actual dispersión organizativa. En cualquier caso, propiciar de forma inmediata una ventanilla única sobre vía pública que recoja las denuncias al respecto y que asegure la existencia de todos los informes preceptivos, evitando las puertas traseras y la incoherencia en el tratamiento de las normas.

3.- Definir los derechos del vecindario, con especial atención al residente, así como al comercio de cercanía y al negocio de barrio y las limitaciones del uso de otras entidades sociales, empresariales o institucionales en el uso de la vía pública cuando se usa para fines ajenos al territorio donde pretenden realizar su actividad.

4.- Realizar un calendario de actos anual en la vía pública, coordinando su desarrollo y modificando o no autorizando los que supongan un atentado a la convivencia vecinal; Anualmente se elaborará el mismo en el último trimestre del año con vistas al siguiente. Las actividades fuera de ese calendario deberán solicitarse con antelación de un mes para proceder a su tramitación y su autorización deberá estar justificada.

5.- Comprometerse a la consulta previa a los distritos afectados de los actos que se programen para que valoren su idoneidad. Los consejos de distrito agrupan todo tipos de entidades sociales y ciudadanas y conocen perfectamente cuáles son las demandas y necesidades de los barrios que agrupan. El supuesto interés general de la ciudad no debe anteponerse a la convivencia en el territorio.

6.- Distribuir por la ciudad los actos que se quieran celebrar en el centro-casco de la ciudad, evitando que la concentración agudice las molestias. Asegurar el equilibrio y la corresponsabilidad de toda la ciudad en el uso de la vía pública.

7.- Definir espacios específicos para la celebración de actos organizados por entidades con ánimo de lucro, específicamente los de carácter comercial y hostelero, exigiendo además el abono de los gastos que originen por el uso de la vía pública.

8.- Priorizar el respeto a la accesibilidad ciudadana, movilidad peatonal y equilibrio medioambiental. Por encima del interés económico, que debe supeditarse al cumplimiento de las normas de las que nos hemos dotado de forma democrática.

9.- Máxima preferencia para el descanso del vecindario y la convivencia con el entorno, respetando los horarios más habituales de organización vital. Especialmente cuidadoso debe ser el uso de la noche que se debe preservar para el descanso vecinal y para el adecentamiento de la ciudad.

10.- Controlar radicalmente el exceso de ruido y la acumulación de actividades que incrementan los problemas de convivencia. Asegurar el mantenimiento y limpieza de la vía pública utilizada y su plena utilización para la vida ordinaria. En definitiva, que el uso de la vía pública se base en su uso humano y ciudadano colectivo y no en su explotación económica particular o al apropiación por un sector de la sociedad (…)