Avenida de Barcelona.- Archivo

Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Reproducimos la nota de prensa que ha difundido Hostetur en el día de hoy:

(..) Con la aprobación el pasado mes de agosto del Decreto 155/2018, de 31 de julio, por el que se aprueba el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía y se regulan sus modalidades, régimen de apertura o instalación y horarios de apertura y cierre, se abrió un periodo durante el cual, aquellos ayuntamientos que tuvieran interés en desarrollar la norma al objeto de ordenar esta actividad, deberían acometer el proceso de adaptar sus ordenanzas a esta.

La situación actual, es que, en bastantes ayuntamientos de nuestra Comunidad Autónoma, se está planteando desde los servicios técnicos de los mismos que, a tenor de la norma, y con carácter general, no se podrán conceder autorizaciones para la instalación de terrazas o veladores en las zonas residenciales, especialmente en aquellas zonas acústicamente saturadas.

Con este principio, se está cuestionando el desarrollo de la actividad hostelera, con lo que eso conlleva en términos económicos para el sector empresarial y para los propios ayuntamientos, así como los efectos negativos que de confirmarse este produciría en el empleo que se genera como consecuencia del desarrollo de este tipo de servicios, sin olvidar la desnaturalización de nuestra singular oferta de ocio vital para el desarrollo de la actividad turística en general.

Hace dos semanas, desde la Asociación, se ha solicitado una reunión de urgencia con el Presidente de Urbanismo, Gerente y técnicos del departamento, para analizar en detalle tal decreto. La Junta Directiva en bloque, en representación de los asociados, pretende mantener esta reunión, a la que aun no han transmitido fecha desde el organismo competente.

Desde el sector se quiere recordar que la propia norma se desarrolla y justifica para establecer una revisión de normas con más de quince años de vigencia, que permita introducir medidas de simplificación y reducción de trabas administrativas en los requisitos y procedimientos de autorización previstos. Así mismo desde la Administración autonómica se determina la necesidad de abordar una revisión que permita actualizar la normativa a las demandas municipales, del sector y de la sociedad, de flexibilización y actualización de los formatos de espectáculos públicos y actividades recreativas y tipos de establecimientos públicos donde se desarrollan, sin olvidar la necesaria adaptación a los actuales hábitos sociales en materia de ocio, a las demandas municipales y del sector, máxime cuando hablamos de una oferta necesaria y vital para el desarrollo de la actividad turística.

Igualmente, resulta paradójico que si bien la norma en su exposición de motivos determina que como novedad, se amplía la posibilidad de instalación de terrazas y veladores para el consumo de bebidas y comidas, en vías públicas y otras zonas de dominio público y en superficies privadas abiertas o al aire libre o descubiertas de los establecimientos de hostelería y de ocio y esparcimiento en general, estableciendo su ubicación preferente en zonas no residenciales, al objeto de compatibilizar su instalación con el derecho al descanso de la ciudadanía, a nivel técnico la interpretación de la norma se pueda definir con carácter restrictivo.

Así pues, de confirmarse esta tendencia, nos situaríamos en un escenario donde cada ayuntamiento podría interpretar de una forma diferente la misma norma, causando por tanto situaciones de una posible discriminación y limitación de la actividad hostelera en función de donde se desarrolle esta.

Por todo ello desde la Federación Andaluza de Hostelería y sus asociaciones miembros entre las que en representación de nuestra provincia participa HOSTETUR, han puesto en marcha la contratación de especialistas en la materia que de manera conjunta desarrollen un informe que posibilite una interpretación homogénea de la norma atendiendo a los principios que la impulsaron en su momento, y que sirva para determinar la posición del sector a la hora de participar en el desarrollo de la normativa municipal a nivel andaluz. Así mismo en se ha solicitado desde la Federación, reuniones de urgencia con la Consejería de Turismo y Consejería de Interior, al objeto de trasladar la preocupación del sector, e intentar buscar las líneas de trabajo y diálogo oportunos que posibiliten una interpretación de la norma acorde con lo manifestado por la propia administración y los intereses del sector. (…)