Emilio el guerrero.

Javier Collado

Dobuss

Los padres de Emilio, conocido como ‘Emilín el guerrero’ han vuelto al Hospital Materno Infantil de Málaga donde nació el bebé. Emilio nació el pasado 31 de enero en la semana 23 de gestación y pesando tan solo 510 gramos.

Que sobreviviera es casi un milagro, ya que la mayoría de bebés prematuros que nacen antes de la semana 23 de gestación no sobreviven en la incubadora o sufren secuelas de por vida.

Sin embargo, este no es el caso de Emilio, quien pasó más de diez semanas rodeado de cables en la incubadora.

Rocío Matías y Emilio Aguilar, padres de Emilio, esperaban gemelos, pero solo uno de ellos pudo sobrevivir. Además, antes de este embarazo, los padres esperaban a una niña que falleció durante la gestación.

A partir de ahora, el pequeño deberá hacerse unas revisiones rutinarias hasta que cumpla los dos años para que los médicos se cercioren de que Emilio sigue sin sufrir daños.