Autobús de Aucorsa.

Javier Collado

Dobuss

La consejera de Salud, Marina Álvarez, y el consejero de Fomento, Felipe López, han participado hoy en Córdoba en las Jornadas ‘Tu Salud nos Mueve’, defendiendo la promoción de políticas colaborativas para fomentar el uso del transporte público y reducir la dependencia del vehículo privado en las ciudades, dado el impacto demostrado que tienen la accesibilidad, el transporte y las infraestructuras en el fomento de hábitos de vida saludable.

Ambos consejeros han valorado la importancia de estos encuentros, “que permiten hacer visible la importancia de las políticas de movilidad para nuestra salud, presente y futura”. Asimismo, han reflexionado sobre la relación que existe entre los estilos y condiciones de vida y la salud de las personas, destacando que nadie pone ya en duda que la salud está fuertemente influenciada por nuestro entorno, por la forma en que vivimos, trabajamos o nos relacionamos.

En este sentido, la consejera de Salud ha recordado que los factores sociales, políticos o ambientales se relacionan con más del 40% de las enfermedades frecuentes, especialmente el cáncer, la diabetes, las enfermedades respiratorias, las enfermedades mentales o las cardiovasculares, entre otras. De igual modo, se ha referido a la reciente celebración en Ginebra de la 1ª Conferencia Mundial sobre Contaminación Atmosférica y Salud, que ha permitido abordar lo que la OMS considera ya una de las principales causas mundiales de muerte prematura y, por tanto, una de sus cinco grandes prioridades mundiales para los próximos años, entre 2019 y 2023.

Álvarez ha puesto en valor el Decreto de Evaluación de Impacto en Salud, la primera norma que permite a la Administración sanitaria estudiar y evaluar los efectos de determinados proyectos y políticas sobre la salud de la población, con carácter preceptivo y vinculante. En Andalucía todos los instrumentos de planificación urbana –los PGOU y sus innovaciones- están sometidos al informe de Evaluación de Impacto en Salud, así como algunos planes de desarrollo, especialmente los que afectan a áreas socialmente desfavorecidas. La aplicación de esta herramienta a la planificación urbana tiene siempre en cuenta la dimensión de movilidad -transporte público y sus alternativas como carril bici, zonas peatonales o tranvías eléctricos- para valorar el impacto sobre la salud de este tipo de proyectos.

“No sólo hablamos del control de la calidad del aire y el esfuerzo para limitar las emisiones o el ruido; también de diseñar ciudades que favorezcan la convivencia humana, en las que se pueda andar, jugar o ir en bicicleta, como parte de nuestra vida diaria; y de promover transportes atractivos que nos inviten a dejar el coche aparcado y hagan más habitables las ciudades, ya que todo ello contribuye mejorar la salud de la población, en todos sus ámbitos”, ha afirmado la consejera.

Por su parte, López ha destacado la necesidad de coordinación entre las administraciones para “estimular el uso del transporte público e incentivar la movilidad sostenible y saludable”. Además, sigue el consejero de Fomento y Vivienda, se hace necesario “articular una oferta eficaz de los distintos modos de transporte que deben complementarse, como el autobús, el Cercanías y la bicicleta en Córdoba, para reducir el uso del coche y mejorar al calidad de vida en la ciudad”.

El consejero Felipe López se ha referido al papel importante que juegan los Consorcios de Transportes en el fomento de la movilidad sostenible, ya que “gracias a las ventajas y al uso de la tarjeta única se ha favorecido un uso creciente del transporte público en Andalucía”. López ha subrayado que las ciudades europeas de vanguardia están modificando la manera de moverse de sus habitantes, ya que “las emisiones asociadas al transporte generan muertes prematuras y gasto sanitario que se puede evitar con una buena gestión de las infraestructuras”.