Javier Collado

Dobuss

La empresa israelí Masada-Armour ha puesto a la venta una mochila antibalas. A primera vista, parece una mochila normal, pero cuenta con un compartimento que guarda una placa blindada. La mochila pesa 3 kilogramos y está a la venta por 500 dólares.

Además, hay un segundo ejemplar de saco que es capaz de parar balas de rifle. El copropietario, Yair Rosenberg, asegura que aunque de momento, el saco está dirigido a personas mayores de 12 años, ya están pensando en producir ejemplares para niños.

Rosenberg explica que la idea surgió tras ver las masacres que suceden en los institutos de Estados Unidos.