Javier Collado

Dobuss

Rafa Nadal vuelve a las pistas después de las inundaciones en Mallorca, dónde se le ha visto muy implicado en las labores de limpieza. Durante la rueda de prensa previa al Masters 1000 ATP de París el tenista se ha mostrado emocionado  hablando de esta «desgracia» en su tierra natal.

Durante las riadas hubo un total de 13 fallecidos, entre ellos se encuentra la historia de un vehículo que transportaba a un niño de 5 años y a su madre fue arrastrado por un río de agua y lodo, acabando con sus vidas.

Nadal conocía a algunas de las víctimas. “A la madre y el hijo los conozco. Son primos de uno de mis mejores amigos. Así que viví la situación desde adentro y realmente vi el drama de todas estas personas buscando al niño”, dijo Nadal el domingo en París. Sus palabras salieron tomadas por la pena. “Forma parte de la vida, pero es una desgracia de la que es casi imposible recuperarse”.

“El desastre fue a solo 6 kilómetros de donde vivo. Estaba en casa y la lluvia no se detenía. Fueron terribles todas las cosas que sucedieron en los pueblos cercanos a mi casa, pero especialmente en Sant Llorenç”. Nadal describe que “sin estar allí no te puedes imaginar cómo estaban las cosas. La familia de mi madre, mi abuela, las hermanas y toda la familia de esa parte son de allí. Así que tengo una gran conexión con todos ellos”.

Nadal ayudó a los residentes a limpiar el barro de sus casas en Sant Llorenc y su academia de tenis en la isla ofreció refugio a las personas afectadas por las inundaciones. Quiere seguir ofreciendo su apoyo con una exhibición que se celebrará en Mallorca en beneficio de los damnificados.

“De alguna manera, lo único que podemos hacer es tratar de apoyarlos en términos de tratar de ayudarlos a recuperar todas las cosas que perdieron. Con las pérdidas humanas no hay nada que hacer”, dijo el tenista mallorquí. “Estamos tratando de crear algo para (recaudar) algo de dinero para las personas que perdieron todo en términos de valores materiales, porque las personas que perdieron la vida ya no volverán. Es muy triste”.