Javier Collado

Dobuss

Alvaro Sánchez. La obra social de la Hermandad del Císter, Música para Ángeles, comienza un nuevo curso con un considerable aumento en el número de plazas.

Los talleres impartidos, tanto en el Hospital San Juan de Dios como en la entidad Autismo Córdoba, aumentan el número de sesiones impartidas.

Este incremento implica que en el Hospital San Juan de Dios tengan lugar 6 talleres semanales; mientras que en la entidad Autismo Córdoba, donde había un único taller semanal, ahora son dos los que se realizan.

Por otro lado, se mantienen el número de talleres que ya tenían lugar en el Hospital Reina Sofía de Córdoba y en el aula de atención temprana de la Universidad de Córdoba.

Con este aumento, son ya más de 100 las familias a las que da cobertura Música para Ángeles. Asimismo, la Hermandad está trabajando en las labores de acondicionamiento de las instalaciones de la Casa de Hermandad en el convento del Císter para poder acercar la obra social Música para Ángeles a un número mayor de niños.

Una obra social consolidada La Hermandad del Císter, consciente como institución cristiana de su compromiso con la sociedad cordobesa, inaugura en 2016 la obra social Música para Ángeles. Música para Ángeles tiene como objetivo primordial la atención a la infancia con necesidades especiales por situaciones de enfermedad y/o trastornos del desarrollo.

Esta atención está orientada a ayudarles mediante la música, ya sea como recurso lúdico o terapéutico, a través de las técnicas basadas en el desarrollo musical cuyos resultados son muy considerables en el estado anímico y en el desarrollo de los pequeños, objeto primordial de nuestro proyecto.

El mismo se materializa mediante la implantación de diversos talleres de música, con la colaboración activa de distintos centros hospitalarios de Córdoba y centros de atención temprana. Mediante los talleres de música se desarrolla una actividad para animar a los pequeños pacientes de centros hospitalarios y de atención temprana mediante una variedad de recursos musicales.

El núcleo de la actividad recae sobre la profesora, que a través de los conocimientos musicales desarrolla, en estrecha colaboración con los profesionales de los centros hospitalarios y de atención temprana, una labor atractiva para los niños a la vez que los inicia y acerca al mundo de la música.