Sinagoga de Cordoba

Javier Collado

Dobuss

Alvaro Sánchez. La Sinagoga de Córdoba, construida en 1314 y segundo monumento más visitado de Córdoba, tras la Mezquita-Catedral, ha vuelto a abrirse este pasado martes tras concluir las obras de restauración que por otro lado han permitido el hallazgo de nuevos restos y estructuras de gran valor arqueológico.

La labor de restauración ha posibilitado incluir importantes mejoras en la llamada «Casa del Portero», en la que se ha restituido su cubierta.

El horario, de martes a sábado, es de 9,00 a 21,00 horas, y los domingos, de 9,00 a 15,00 horas, cerrando sólo los lunes.

En la nueva reforma se han sustituido las antiguas instalaciones de suministros y se han adecuados sus plantas baja y alta para incluir dependencias administrativas y auxiliares.
Al mismo tiempo se la procedido a restaurar  la fachada mediante resanado, enlucido y encalado.

En la «Sala de Oración», se han sustituido las ventanas superiores por otras nuevas, que harán posible una mejor y mayor ventilación,  lo que permitirá evitar los problemas de humedad.

También se han limpiado las yeserías y reforzado el basamento de fábrica de ladrillo, piedra y tapial del zócalo perimetral de la «Sala de Oración».

Durante los trabajos de restauración se han encontrado nuevos restos arqueológicos correspondientes a dependencias anexas al edificio.

En concreto se ha localizado la estructura de una casa con muros y habitaciones construidas en torno a un patio, en la que se encuentra una Mikvé, elemento básico del ritual del baño judío, lo que confirma que los restos localizados no sólo pertenecen a la época medieval.

En este espacio se instalará el futuro centro de interpretación del monumento una vez finalicen estas tareas de catalogación y ordenación.
La Sinagoga, construida en 1314, está datada como la más antigua de las catalogadas en España y es el segundo monumento más visitado en Córdoba, tras la Mezquita-Catedral.