Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Halloween es momento para hablar de miedos. Miedos de todo tipo. Son numerosas las películas de terror que se han alimentado de los miedos más comunes y universales, como el miedo a los espacios cerrados, a las alturas o a las arañas, para construir sus argumentos o parte de ellos. Pero el mundo del miedo, y en concreto de las fobias, va mucho más allá de la ficción. En el caso de España, un 6% de la población sufre algún tipo de fobia.

No hay que olvidar que, a diferencia de un miedo, una fobia consiste en un temor incontrolable, persistente y excesivo que lleva a la persona a evitar ciertas situaciones relacionadas con el objeto de su pánico. Siendo, por tanto, una dolencia que les incapacita y limita. Más allá de las fobias comunes, existen fobias extrañas mucho menos conocidas que afectan a miles de personas e influyen en su vida diaria.

Entre ellas, se puede nombrar la somnifobia, un miedo irracional y excesivo ante el acto de dormir; la crematofobia, el miedo al dinero; la tripofobia, miedo a los agujeros, o la amaxofobia, el temor o la incapacidad que sienten algunas personas cuando conducen o saben que tienen que hacerlo. Y es que, mientras casi un 30% de los conductores en España reconoce sentir miedo o ansiedad al conducir y, en algunos casos, evitan circular por ciertas vías o en ciertas situaciones, un 7% de los conductores siente un miedo mucho más extremo, que llega a producir incapacidad para sentarse al volante y lleva a los afectados a abandonar la conducción de forma radical.

Los síntomas se manifiestan en forma de ataque de pánico mientras se está conduciendo, falta de control, pensamientos negativos reiterados, sudoración, taquicardias, temblores, molestias estomacales o agotamiento muscular.

Para concienciar sobre la existencia de esta fobia, la marca automovilística ŠKODA ha aprovechado el contexto de Halloween para lanzar un anuncio en clave de terror. El anuncio es solo el pistoletazo de salida de una iniciativa que además, pretende abrir la conversación alrededor de la amaxofobia bajo el hashtag #VenceALaAmaxofobia y aportar soluciones para combatir el miedo que sienten los que la sufren. Para ello, la marca se ha unido a la Fundación CEA, del Comisariado Europeo del Automóvil, especializada entre otras cosas, en tratar casos de amaxofobia.

Los cursos combinarán la psicoeducación al respecto de la fobia a conducir junto a prácticas controladas en circuito cerrado para el aprendizaje de la conducción más efectiva en situaciones difíciles. En total, se realizarán 4 cursos gratuitos con plazas limitadas en Madrid, Barcelona, Bilbao y Sevilla impartidos por profesionales de la Fundación CEA, psicólogos y expertos.

Una solución que, en definitiva, pretende ayudar a superar una fobia que afecta el día a día de muchas personas. Y es que, afortunadamente, tal y como indica Ignacio Calvo de la Fundación CEA, «las fobias hay que tratarlas como un problema serio, no como un simple miedo, identificarlas y empezar a tratarlas cuanto antes.»