Javier Collado

Dobuss

Más de 20 comunidades de propietarios de la provincia de Córdoba, la gran mayoría de ellas en la capital, están ejecutando o están a punto de iniciar las obras acogidas a los expedientes de Rehabilitación Singular de Edificios que tramitaron en su día y que, como consecuencia de las restricciones presupuestarias impuestas por la crisis, quedaron pendientes de recibir las ayudas reconocidas en los convenios firmados con la Junta de Andalucía.

Según ha indicado la Administración autonómica en una nota, de las 44 comunidades que, teniendo suscritos los convenios, no pudieron ejecutar las obras, 13 han desistido en los últimos meses de las ayudas, mientras de las 31 restantes, 21 están ya en la fase final de los expedientes y las diez restantes continúan la tramitación.

El programa de Rehabilitación Singular, conocido popularmente como de los ascensores porque fomentó la mejora de la accesibilidad a edificios de viviendas privadas mediante la instalación de elevadores, ha permitido actuar en la provincia, desde que se puso en marcha en el año 2005, en 549 edificios. De las obras acogidas a estas subvenciones se han beneficiado 8.240 familias, residentes en los edificios donde se ha actuado.

La mayor parte de las ayudas otorgadas se destinó a la instalación de 423 nuevos ascensores en otros tantos bloques de viviendas y la mejora de los existentes en otros 14 edificios residenciales, todos ellos de titularidad privada. Para esas actuaciones, las comunidades de propietarios recibieron subvenciones que alcanzaban entre el 75% y el 95% de los presupuestos de obras, lo que permitió a muchas familias mejorar las condiciones de accesibilidad a sus viviendas aportando mínimas cuantías, las correspondientes en la mayoría de los casos al 5% del coste de la actuación.