Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Cruz Roja Juventud acaba de retomar en Córdoba su Escuela para Madres y Padres, en la que participarán hasta mediados de junio alrededor de 70 personas entre progenitores y menores.

Financiado por la Consejería de Políticas Sociales e Igualdad -a través de fondos consignados del 0,7% de la casilla de Actividades de Interés Social del impuesto de la renta (IRPF)-, el objetivo de este proyecto, titulado “Intervención familiar con infancia en riesgo”, se centra en ayudar a esas familias a dar respuesta a las necesidades de los niños y niñas, tanto en su entorno educativo como en el social y familiar.

Para ello, la intervención contempla, además de un seguimiento específico de cada caso, una serie de talleres para los progenitores y los pequeños en los que el voluntariado de la entidad les ofrece consejos sobre diversas cuestiones relacionadas con la crianza y educación de sus hijos, tanto en los primeros años de vida como una vez llegada la adolescencia.

Las actividades están planteadas de forma que se trabaje de forma paralela con los padres y madres y los niños temas como la alimentación saludable, técnicas de estudio, el acoso escolar o el uso responsable de las nuevas tecnologías y cómo detectar el abuso de las mismas. 

Algunos de los problemas más frecuentes que el personal de Cruz Roja Juventud detecta en la intervención con las familias están relacionados con la situación laboral precaria de los progenitores, con extensas jornadas de trabajo que los obligan a compartir poco tiempo con sus hijos; el fomento de la autoestima de los menores y la comprensión de sus comportamientos; o la poca comunicación en el hogar.

Otros temas recurrentes en las sesiones se refieren a los hijos que siguen durmiendo en la habitación de los padres; situaciones de pérdida de respeto hacia los progenitores; o dificultades de estos para abordar con sus vástagos cuestiones como la sexualidad o los malos hábitos dentro y fuera del hogar.

La filosofía de este proyecto es que la entidad sirva de apoyo a los adultos de referencia para recuperar o adquirir  las capacidades educativas y de crianza –nunca sustituirlos-, reforzando sus propias capacidades para ejercer estas funciones.

Y se trabaja fundamentalmente con familias que viven bajo el umbral de la pobreza y/o en riesgo de exclusión social, ya que estas situaciones de vulnerabilidad redundan de manera especial en los niños y niñas que tienen a su cargo.

Si alguna familia está interesada en participar en esta iniciativa, puede llamar a Cruz Roja al 957433878 o pasarse por la sede de la entidad, en Cañada Real de Mestas.