Yeray García Soto.

Javier Collado

Dobuss

Los médicos que lo han tratado en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria lo califican de “superviviente” y se sorprenden de su “amor por la vida. Yeray García Soto tiene 13 años pero desde los 11 lucha contra un tumor cerebral que le mantiene postrado en una cama.

En todo este tiempo ya ha superado 28 operaciones y sus padres están convencidos de que “ahora nos toca a nosotros luchar por él” y por eso piden la solidaridad que les permita ingresarle en un clínica especializada de Barcelona.

Jugador de las categorías infantiles de la U.D. Las Palmas, Yeray vive por y para el fútbol. Por eso, la apatía del chaval durante un partido encendió las alarmas de su padre, Yeray (38) y de su madre, Ivonne (33). A la hora de la comida y por la noche, su falta de ganas de jugar o de comer acrecentaron aún más su angustia al ver cómo su hijo se comportaba de forma extraña. Una visita a urgencias y las primeras pruebas dieron «la noticia que jamás querrías oír».
Los facultativos detectaron en el cerebro de Yeray un tumor, un meningioma cuyo tratamiento en 2014 requirió de 17 operaciones de las que Yeray salió recuperado. O eso era lo que todos pensaban.
En junio de este año, durante una revisión comprobaron que ese tumor que creían eliminado del todo volvía a reactivarse y ahora tenía ya un tamaño de unos 10 cm. El empeoramiento de Yeray volvió a llevarle a la mesa de operaciones en nuevo proceso que concluyó tras otras 11 operaciones y tras recuperarse de un infarto cerebral, una trombosis y dos hemorragias en la carótida.
Con su salud muy debilitada pero con fuerzas para seguir luchando, el pequeño Yeray no ha dejado nunca de sonreir y esta es la fuerza que lleva a sus padres apelear por lograr los mejores tratamientos para su hijo.
Mientras la Seguridad Social en Canarias informa sobre el caso de Yeray, su padre intenta que su hijo sea tratado en una clínica especializada de Barcelona con varias década de experiencia en fisioterapia neuronal de daño cerebral adquirido.
Para ello buscan la solidaridad de quienes siempre dan lo mejor de sí mismos para ayudar a niños como Yeray y exponen su caso a través de las redes sociales como es el caso de Facebook o Instagram.