Foto de archivo de un peról cordobés.

Javier Collado

Dobuss

Redacción. La cercanía de la festividad de San Rafael, fechada en el 24 de octubre, se convierte en la época idónea para que los cordobeses organicen un buen perol entre familia y amigos y echar un día de convivencia.

No cabe duda de que el «perol» es una costumbre tan arraigada en la provincia de

El perol suele ser arroz aunque en estas fechas hay quien opta por las migas.

Córdoba que desde que el verano se va y las temperaturas dan una tregua los campos se llenan de gente ansiosa por disfrutar de una agradable jornada. El perol es una costumbre cordobesa que consiste en salir al campo a tomarse lo que se denomina un perol, esto es, el guiso allí cocinado. El perol más tradicional es el de arroz si bien las migas también son en estas fechas una gran opción.

La tradición del perol se remonta a siglos atrás cuando la población cordobesa vivía tan cerca del campo que hicieron crecer la afición de los peroles o las jiras campestres, como eran denominadas.

Lugares como las Puertas de Almodóvar y la de Sevilla, el entorno del parador de la Arruzafa, El Puente de Hierro o El Cerrillo eran algunos de los lugares elegidos por los cordobeses del siglo XIX para celebrar un perol. Pero en la actualidad los cordobeses optan por acercarse a lugares específicos y preparados para ello como El Arenal o Los Villares. 

Los Villares.
Los Villares es el lugar más elegido para celebrar San Rafael con un buen perol.

Los pueblos de la provincia también tienen lugares a los que escaparse, merenderos perfectamente organizados y preparados que, en ocasiones, suelen ser lugares de romería y que durante el buen tiempo se convierten en puntos de concentración de lugareños. La Sierra de Aras en la Subbética, El Guijo en los Pedroches, el Arrecife en la Vega del Guadalquivir, la finca del Buitrón en el Alto Guadalquivir, cualquier sitio es bueno para celebrar un perol.

Cualquier merendero es bueno estos días para disfrutar de una jornada entre familias o amigos con un perol.
Cualquier merendero es bueno estos días para disfrutar de una jornada entre familias o amigos con un perol. / Foto: CBN.

Elegido el lugar y comprados los ingredientes solo falta ponerse ropa cómoda, calzarse unas buenas zapatillas, risas, ganas de pasar un buen día y… ¡cocinar! Pero, ¿cómo se prepara un auténtico perol cordobés? Pues la respuesta es sencilla, cada uno lo hace a su manera, eso sí, los ingredientes suelen ser siempre los mismos.

El punto del arroz suele ser cuando tiene algo de caldo, y luego se deja reposar, pero no debe quedar seco. Ajos, pimientos, tomates, espárragos, champiñones, buena carne, arroz y mucho cariño suelen ser los ingredientes que usa el perolista para ofrecer a todos un buen plato y lograr que el perol sea un día para recordar.