Javier Collado

Dobuss

Redacción. Las lluvias torrenciales registradas en la provincia de Málaga han ocasionado el fallecimiento del bombero José Gil, de 48 años y natural de Antequera, tras haber sido localizado horas más tarde de su desaparición.

El equipo de operaciones especiales del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Cuerpo al que pertenecía, lo ha localizado cerca del lugar donde volcó su vehículo arrastrado por la fuerza del agua.

Especialmente la intensa lluvia se ha focalizado en los municipios de Campillos, Ardales y Teba, donde cientos de personas han tenido que dormir fuera de sus viviendas ante el peligro de las riadas y en otros muchos casos, al encontrarse completamente anegadas

Cerca de 400 litros se han recogido en las últimas 24 horas en Ardales, quedando fuera de servicios los suministros básicos de luz, agua e inclusive la conexión telefónica.

Tráfico ha cerrado el tráfico en quince carreteras y ha quedado interrumpido el servicio de Media Distancia de Renfe que transita por esta zona.