Javier Collado

Dobuss

Alvaro Sánchez. Alumnos de la XXVI promoción de ETEA (1988-1993) han recibido la Espiga de Plata que tradicionalmente se entrega al cumplirse el 25 aniversario del fin de carrera. El acto, celebrado en el Campus Córdoba, ha contado con la participación de Gabriel Pérez Alcalá, rector de la Universidad Loyola Andalucía; José Luis Salcedo, en representación de la promoción, y Mercedes Torres, encargada de abrir el encuentro.

Aproximadamente 150 antiguos alumnos han acudido al aniversario, algunos de ellos han permanecido en la institución, ahora Universidad Loyola Andalucía, como docentes o involucrados en su desarrollo, como la ya mencionada profesora Mercedes Torres, directora del Departamento de Métodos Cuantitativos de la Universidad, o Patricio Sánchez de la escuela de postgrado Loyola Leadership School.

Durante su intervención, José Luis Salcedo hizo algunos guiños al discurso que pronunciara 25 años atrás en el acto de graduación como delegado de la promoción y recordó algunos momentos de su paso por ETEA. “Fuimos una promoción de la que ETEA podía sentirse orgullosa”, ha afirmado durante su intervención. Al acto han acudido profesores de la promoción como Manuel Cabanes, director de ETEA en ese momento, Carmen López, César Hervás o Adolfo Rodero.

Gabriel Pérez Alcalá, que también fue profesor de la promoción, ha recordado a sus antiguos alumnos que “la hoy Universidad Loyola Andalucía, continuación de la ETEA que conocisteis, sigue siendo vuestra casa, vuestra universidad, cuyas puertas permanecerán siembre abiertas; es más, sin promociones como la vuestra, que prestigiaron a ETEA, no hubiera sido posible tener hoy la Universidad Loyola”. El rector de la actual Universidad Loyola, emocionado, ha añadido que “quiero daros las gracias porque vosotros me ayudasteis a ser el profesor que hoy soy, me ayudasteis a descubrir mi verdadera vocación, formar personas”.