Javier Collado

Dobuss

Manuela Milán, madre de una alumna llamada Paula del colegio Infanta Leonor de Sevilla, ha difundido una carta para dar las gracias al centro por el detalle que tanto profesores como alumnos han tenido con su hija.

Según explica en la misiva, Paula sufre el Síndrome 22q (por la falta de un pequeño trozo del cromosoma 22), que le provoca algunas dificultades en el habla y problemas cognitivos y auditivos. En los últimos días, la pérdida de audición de Paula se ha agravado hasta alcanzar el 50% en el oído derecho y el 40% en el oído izquierdo.

Manuela cuenta que para la niña resultaba muy molesto el sonido de las sillas al rozar con el suelo, y descubrió que colocar pelotas de tenis usadas en las patas amortiguaba ese ruido.

«Hablé con el maestro Miguel y se lo conté para ver si se podía hacer en la clase de Paula. Miguel a los dos días tenía un saco lleno de pelotas de tenis que le regaló la Escuela de Tenis del Club Zaudín de Tomares, y llevamos a cabo esta iniciativa. El resultado ha sido espectacular, Paula está más tranquila en clase y con ella también el resto de compañeros, se benefician todos», explica Manuela en el blog del centro.