Javier Collado

Dobuss

María Morales.  El Gran Teatro de Córdoba recibe mañana al que hay quien ha denominado el  cantante del momento: Salvador Sobral. El artista portugués recala en la ciudad por vez primera en el marco de la gira con la que, desde este verano, recorre España para presentar sus creaciones, con una atención especial a  su  primer disco, Excuse me. Un trabajo que se despliega ante el oyente a la manera de un viaje que comienza en el jazz, recorre las influencias de la bossa nova y se impregna de las melódicas sonoridades de América Latina. En suma, una propuesta que sustancia la esencia de este intérprete y compositor definido por un crítico como “la exquisitez hecha canción popular”.

La voz cálida y cautivadora de Sobral se presenta en esta gira en formato de trío, una estructura que potencia la intimidad de sus temas. Lo acompañan en el escenario unos excelentes músicos capitaneados por Júlio Resende, uno de los mejores pianistas de jazz de Europa y co-productor del disco. Completan el terceto el contrabajista André Rosinha y el baterista Bruno Pedroso, ambos con una sólida y brillante carrera.

Salvador Vilar Braamcamp Sobral (Lisboa, 1989) se dio al conocer al gran público con Amar pelos dois, una canción escrita y producida por su hermana Luisa con la que arrasó en el Festival de Eurovisión de 2017 y que supuso el primer triunfo para Portugal en este veterano certamen, en el que además marcó un récord logrando la máxima puntuación lograda por un país en la historia del festival. Aquel tema, “influenciado -explica su autor e intérprete- por los clásicos estadounidenses y con un toque de las bellas melodías de la bossa nova”  convirtió al joven y desconocido músico en un acontecimiento internacional.

Antes, Salvador se había forjado musicalmente en Estados Unidos y en el Taller de Músicos de Barcelona, desarrolló varios proyectos, creó espectáculos, dio voz a la banda indie-pop Noko Woi y y vuelve a Portugal, donde lanza en 2016 Excuse me, el primer disco de su autoría.

A Eurovisión acudió con un permiso especial de los médicos para poder viajar, afectado ya, en aquel momento, por un grave problema cardíaco que, poco después, frenó su deslumbrante éxito en la escena musical. Hoy, totalmente recuperado de un trasplante de corazón, el cantante y compositor luso continúa, con más fuerza si cabe, un camino musical fiel a su sello: libertad creativa, sofistificación, autenticidad, exquisitez y una emocionante relación con la canción popular.

Su admirado Caetano Veloso define a Salvador Sobral con estas palabras: “Delicadeza, musicalidad natural, concentración, respeto por la historia de la canción… en definitiva, civilización y cultura elevadas. Para mí, Salvador se ha convertido en una de las referencias de la música mundial”. Un fenómeno imparable que sus seguidores pueden disfrutar en esta gira en los escenarios españoles y, mañana sábado, en el Gran Teatro de Córdoba.