Cáncer de mama.

Javier Collado

Dobuss

María Morales. El Hospital Universitario Reina Sofía recuerda la importancia de participar en el programa de detección precoz del cáncer de mama en el Día Mundial de lucha contra esta enfermedad que se celebra hoy. Los especialistas quieren poner el foco en este programa de cribado que es determinante para identificar esta patología en estadíos tempranos y así poder ofrecer mayores opciones de tratamiento a las pacientes. De hecho, el porcentaje de curación de este tumor se sitúa por encima del 90% cuando se diagnostica precozmente. Alrededor de 500 nuevos casos de cáncer de mama se diagnostica cada año en Córdoba, una enfermedad que sigue siendo la principal causa de muerte por cáncer en la población femenina.

Así lo han puesto hoy de manifiesto en un acto que el Hospital Reina Sofía ha celebrado en el Hospital Provincial, en el que han participado profesionales de las diferentes especialidades implicadas en el abordaje de esta patología (Radiodiagnóstico, Oncología Médica y Radioterápica, Cirugía General, Cirugía Plástica, Radiofísica, Ginecología, Anatomía Patológica, Medicina Nuclear, Anestesia y Rehabilitación), la Asociación Española Contra el Cáncer, sindicatos, el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica, responsables de Atención Primaria y la Delegación de Salud.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, ha reiterado la importancia de participación del programa de cribado e hizo un llamamiento a “que acudan a la cita, porque el porcentaje de curación de este tumor se sitúa por encima del 90% cuando se diagnostica precozmente”.

La Unidad de Reproducción Asistida integrada en la Unidad de Gestión Clínica de Obstetricia y Ginecología del Hospital Reina Sofía ofrece desde hace cinco años la posibilidad de preservar ovocitos a mujeres menores de 40 años, que todavía no han sido madres. El objetivo, según destaca la responsable del servicio, Ana Ortiz, es “que las mujeres afectadas por un cáncer de mama puedan cumplir sus deseos reproductivos, una vez completado el tratamiento si no se quedan embarazadas de forma natural, ya que los tratamientos de quimioterapia afectan a los ovarios en muchas ocasiones y disminuyen la fertilidad de la mujer”.

Desde que se ofrece este servicio, un total de 22 mujeres han podido conservar sus ovocitos en el Laboratorio de Reproducción Asistida del complejo hospitalario. La mayoría eran pacientes con cáncer de mama (18), aunque también pueden optar a este servicio mujeres con otra patología oncológica, como el linfoma. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, según explica la especialista y responsable de la Unidad, Ana Ortiz, “ya que consiste en estimular el ovario, hacer una punción folicular y obtener los ovocitos que se vitrifican en el laboratorio de reproducción”.

En el acto, el facultativo especialista en Radiodiagnóstico, Daniel  López, ha explicado que este año, profesionales de diferentes áreas asistenciales y servicios de toda la provincia han puesto en marcha el Plan Integral Operativo de Cáncer, que incluye una bateria de medidas importantes para el abordaje de la patología mamaria. Se trata de una iniciativa que busca mejorar los resultados en salud de esta y otras patologías oncológicas, disminuir su incidencia, mortalidad y morbilidad asociada. Según explica “se trata de una metodología de trabajo desarrollada por profesionales con experiencia y compromiso con la patología oncológica que trata de detectar los principales problemas que acontecen en cada una de las fases y niveles asistenciales que recorre el paciente con cáncer para proponer medidas de mejora efectivas”.

Sólo para el abordaje del cáncer de mama se han programado para este año acciones como la actualización de protocolos de manejo de pacientes con cáncer de mama y axila positiva y la difusión de los protocolos de radioterapia en toda la provincia; se prevé impulsar un plan de reorganización y optimización de quirófanos para aumentar la capacidad de resolución en las pacientes candidatas a cirugía mamaria; se está potenciando el acto único radiológico en todos los centros de la provincia para disminuir el tiempo de diagnóstico de cáncer de mama y estadificación del mismo al mínimo posible y facilitar, aún más, el acceso a los profesionales de toda la provincia al comité multidisciplinar de cáncer de mama para la toma de decisiones compartida, entre otras medidas adicionales, así como potenciar la capacidad del médico de Atención Primaria de petición de mamografías cuando se cumplan los criterios de sospecha de cáncer de mama y elaborar un plan de concienciación de participación de las mujeres en el programa de cribado, entre otras cuestiones.

El Plan Integral Operativo del Cáncer en la provincia de Córdoba da un papel central y crucial a los profesionales de los Procesos Asistenciales Integrados relacionados con cáncer. En esta línea, todos los profesionales que forman parte del proceso asistencial integrado de cáncer de mama han realizado un gran esfuerzo, liderados por la radióloga María Cara y la cirujana de patología mamaria, Manuela Torres, que son las responsables de este proceso en la provincia.