Javier Collado

Dobuss

Redacción. En los últimos 10 años, la UE ha reducido significativamente la exposición de nuestros ciudadanos a los productos químicos nocivos, y la Comisión evalúa constantemente cómo mejorar aún más la protección de los consumidores, los trabajadores y el medio ambiente.

En este contexto, la Comisión adoptó la pasada semana nuevas restricciones para el uso de 33 sustancias conocidas por causar cáncer y problemas de salud reproductiva para su uso en ropa, calzado y otros artículos textiles.

Las nuevas normas se han adoptado mediante la modificación del Reglamento REACH, que es la legislación química más avanzada y completa del mundo.

Las medidas adoptadas hoy tienen como objetivo proteger la salud de los ciudadanos europeos al limitar su exposición a los productos químicos CMR (sustancias clasificadas como carcinógenas, mutagénicas y tóxicas para la reproducción), que pueden ser particularmente dañinas en caso de contacto frecuente con la piel humana.

Estas nuevas reglas establecen límites de concentración máxima para el uso de sustancias CMR en prendas de vestir y textiles y prohíben que los productos que excedan estos límites se coloquen en el mercado de la UE, independientemente de su origen de producción.

Las restricciones han sido preparadas sobre la base de recomendaciones científicas y técnicas de la Agencia Europea de Sustancias Químicas, y luego de amplias consultas con las partes interesadas.