Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un equipo madrileño se ha propuesto «no hacer un proyecto simplemente para colonizar otro planeta, sino que eso sirviera también para solucionar problemas reales en la Tierra». Drones especiales localizarían el mejor lugar para el asentamiento e iniciarían la construcción.

Algas y plásticos serían los materiales básicos. «Hacemos unas grandes cúpulas de plástico que recogemos de los océanos de la Tierra, que irán rellenas de microalgas porque absorben la radiación solar. Además las microalgas proporcionan oxígeno al microclima que se crea allí», explica un miembro del equipo.

Se trata de un proyecto ecológico para un millón de humanos que la NASA ha premiado. Una iniciativa que se suma a otras iniciativas mucho más ambiciosas como la del multimillonario Elon Musk: dos de sus cohetes partirán en 2022 con toneladas de suministros, los primeros humanos llegarían dos años después para construir un puesto avanzado y luego vendría la megalópolis.

Una apuesta más segura es la financiada por los petrodólares árabes. La idea es construir en el desierto de Dubai una ciudad que recree las condiciones exactas de Marte, para luego exportarla al planeta rojo.