Imagen: EFE.

Supermercados Piedra

Dobuss

La nieta de la reina Isabel II, la princesa Eugenia de York, fue operada de escoliosis cuando tenía 12 años. El día de su boda, quiso tener un gesto con todos aquellos que padecen la enfermedad y para ello eligió un vestido con escote en pico tanto en la parte frontal como en la espalda que dejaba ver la gran cicatriz que tiene desde entonces.

«Es una bonita manera de honrar a la gente que me cuidaba y una forma de apoyar a quienes pasan por esto», desveló la princesa al programa ‘This Morning’ del canal ITV. Además, considera que «puedes cambiar la forma en que la belleza es, y puedes mostrarle a la gente tus cicatrices y creo que es realmente especial defender eso».
Por todo ello, Eugenia de York eligió como vestido un diseño de Peter Pilotto con escote en ‘V’ frontal y por la espalda. Lo lució el 12 de octubre en la catedral de San Jorge de Londres (Reino Unido), donde se casó con el empresario Jack Brooksbank.
Además, la nieta de la reina Isabel II invitó al evento a trabajadores del Royal National Orthopedic Hospital NHS Trust, donde la operaron para enderezar su espalda. Uno de ellos, Jan Lehovsky, consultor ortopédico especialista en cirugía espinal del hospital, ha dicho que Eugenia de York es una inspiración para otros jóvenes con escoliosis. «Estoy muy agradecido con Eugenie por lo que está haciendo por Stanmore (el hospital)», ha dicho al mismo canal.
A menudo, dice, comparte su experiencia con gente que está pasando por lo mismo: «Viene regularmente, oficial o extraoficialmente, por lo general se para en la sala, habla con las jóvenes que están pasando por la misma experiencia y comparte sus propias experiencias, que en realidad son bastante estimulantes para los pacientes».
Pero estas acciones no son las únicas de Eugenia de York con la escoliosis, la princesa es además patrona de la Escuela Europea de Osteopatía, un proveedor de renombre mundial en educación osteopática de nivel de pregrado y posgrado.