Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Las tropas de Star Wars y el voluntariado de Cruz Roja han unido sus fuerzas hoy 4 de octubre en Córdoba para combatir la pobreza infantil.

Tal alianza se ha producido en el marco del Día de la Banderita, el tradicional evento de la institución humanitaria, que por tercer año consecutivo destina íntegramente la recaudación de esta jornada a la infancia

El objetivo concreto que se ha marcado Cruz Roja pasa por recaudar los suficientes fondos para poder adquirir material escolar para 2.200 menores de la provincia.

“Confiamos que la presencia de los personajes de Star Wars ayudará a que la solidaridad nos acompañe hoy”, señala la presidenta provincial de la organización, Cándida Ruiz, quien recuerda asimismo la importancia del éxito del evento, dado que “siguen siendo muchas las familias que nos llegan en situación de pobreza y exclusión social, lo cual se refleja en los menores que tienen a su cargo”.

Por ello, Cruz Roja ha decidido aprovechar un año más el Día de la Banderita para poner el foco en la pobreza infantil, que se manifiesta en las dificultades que muchas familias cordobesas siguen teniendo para afrontar los gastos derivados de la escuela y alimentación de sus hijos e hijas o para cubrir otras necesidades básicas de vestuario, higiene o salud.

Así pues, hoy 4 de octubre la institución humanitaria ha salido a la calle con un único objetivo: ayudar a aquellos pequeños que más están sufriendo las consecuencias de la actual situación socioeconómica.

Hay una treintena de mesas distribuidas por la ciudad y dos vuelven a ser las etiquetas que la organización usará en redes sociales: #DiaBanderita y #LaInfanciaEnJuego.

Como cada año, el Día de la Banderita ha contado con colaboraciones empresariales, como las de Fundación Cajasur, Grupo Alsara, Fundación Magtel, Caja Rural del Sur, Banco Santander, Festivales del Sur o Animaocio; de entidades como el Colegio Oficial de Farmacéuticos o Adevida; de colectivos como la mencionada Legión 501-Spanish Garrison; de centros educativos y, por supuesto, el apoyo de cerca de dos centenares de personas pertenecientes a la entidad.

Solo el pasado año, Cruz Roja Juventud intervino en la provincia con más de 12.000 menores, en actividades como refuerzo educativo, entrega de material escolar y de juguetes, reparto de meriendas, escuelas de verano, ayudas para vestuario, calzado o gafas, sensibilización en diversas temáticas o atención a infancia hospitalizada, entre otras.

A esto habría que sumar los más de 2.300 menores que fueron atendidos en 2017 desde el programa de Extrema Vulnerabilidad o los más de 400 apoyados desde el programa de Inmigrantes, en ambos casos en actuaciones centradas en la entrega de prestaciones para cubrir necesidades básicas.