El fugado de la cárcel de Zuera/ Imagen: Atresmedia

Javier Collado

Dobuss

La Policía Nacional ha detenido en la estación de autobuses de Zaragoza al preso fugado de la cárcel de Zuera, Benito Ortiz Perea. Ortiz Perea se fugó de la prisión zaragozana el pasado 29 de agosto tras regresar de un examen médico y los agentes encargados de la investigación barajaron como principal hipótesis que en la fuga había contado con ayuda de terceras personas.

La Policía, en un operativo dirigido por el Grupo de Atracos, tenía localizada la presencia de Ortiz Perea en el barrio zaragozano de Torrero desde «hace días», han informado fuentes conocedoras de la investigación. El dispositivo policial para proceder a la detención del fugado desde hace más de un mes se estaba estrechando. Señalan las fuentes que el recluso, al percatarse de una mayor presencial policial en el barrio, decidió abandonar Zaragoza y viajar a Valencia en autobús. Precisamente este miércoles, a las 18.00 horas, en la estación de autobuses de Delicias de la capital aragonesa, la Policía Nacional le ha detenido.

Agentes de la Brigada Móvil que habitualmente prestan servicio en la estación y de la unidad de Guías Caninos han observado a un individuo sospechoso con una actitud «nerviosa y huidiza», y al ir a identificarlo, han comprobado que era Benito Ortiz Perea, que iba «semidisfrazado», han puntualizado fuentes de la investigación. El Grupo de Atracos de la Brigada regional de la Policía Judicial ha dirigido la operación, en la que se han implicado todas las unidades de la Jefatura Superior.

Según ha informado la Policía en nota de prensa, desde el momento en que se produjo la fuga, el pasado 29 de agosto, se activó en Zaragoza un dispositivo especial para la localización y detención de Benito Ortiz, que se encuentra ya a disposición del Juzgado de Instrucción número 11 por un delito de quebrantamiento de condena. Cuando el preso se fugó, cumplía pena en la prisión de Zuera por tentativa de homicidio, secuestro y tenencia ilícita de armas.

Benito Ortiz, de 61 años, se fugó cuando, al regresar en ambulancia de una salida al hospital, el vehículo se detuvo en la entrada del centro penitenciario, y en el trámite de acceso, se quitó los grilletes y salió corriendo en el instante en el que se retiraba la escolta de la Guardia Civil.

Ortiz ha sido localizado y detenido en la Estación Delicias, donde iba a coger un autobús a Valencia, y en estos momentos se encuentra en dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. Está previsto que en las próximas horas pase a disposición judicial.

El preso formaba parte del clan de los Ortiz Perea, uno de los más peligrosos de Aragón:

La Policía ha recordado que Ortiz cumplía 25 años de prisión por secuestro y asesinato. También pesaba sobre él una condena de 182 días por un delito de quebrantamiento de condena.