Javier Collado

Dobuss

El Teatro de la Latina acoge, hasta el 20 de enero, la obra ‘El funeral’, protagonizada por la veterana actriz Concha Velasco, quien ha asegurado que se encuentra «bien» y que tenía muchas ganas de estrenar en la que «ha sido su casa» con un personaje que «es un fantasma», algo que «siempre había deseado».

«Yo como soy una estrella no podía coger un catarro, tenía que coger una pulmonía», ha bromeado Velasco en rueda de prensa con motivo de la presentación de la obra en Madrid, junto a su hijo, Manuel M. Velasco, y director del montaje -se trata de la primera obra que hacen juntos-, y el resto del elenco formado por Jordi Rebellón, Clara Alvarado, Cristina Abad y Emmanuel Medina.

«Me trajeron en ambulancia desde A Coruña, que es precioso, ahí atada. Desde la Quirón a Sanchinarro en Madrid. Yo a la doctora le dije que tenía que estrenar aquí si o si, y que o me ponía buena antes del 3 de octubre o me quitaba los cables y me iba. Vio que iba en serio y me dejó ir a cada», ha expresado entre risas.

Asimismo, ha asegurado que «como todo el mundo se muere» ella «prefiere morirse de risa» y que, por ello, «lleva tan bien lo de las enfermedades». Además, ha añadido que como su padre murió a los 86, y su madre a los 74, a ella le tocará «sobre los 81, 82» y le ha pedido a Cimarro «otro Mérida». En cualquier caso, la actriz está muy contenta de poder cumplir años «por fin» en la Latina.

‘El Funeral’, producida por Jesús Cimarro, es una «comedia muy loca» en la que la actriz vallisoletana interpreta a Lucrecia Conti, una actriz de gran reconocimiento que antes de morir le pide a sus nietas que le hagan un funeral «a lo grande» en el Teatro de la Latina, o de lo contrario «no heredarán nada». «Asisto a mi propio funeral… ¡Cuántos quisieran!», ha expresado.

En este sentido, Velasco ha señalado con esta pieza, que ya lleva más de 5.000 entradas vendidas en la preventa, ha descubierto una parte de ella como actriz «que no conocía» y se ha dado cuenta de que «es mucho más graciosa de lo que creía». «Con el traje de fantasma que me han hecho, que es espléndido, estoy guapa y feliz. Yo quiero ser una señora mayor pero coqueta y mujer de toda la vida», ha comentado.

Por su parte, el director ha precisado que la obra nace de un encargo que «su madre le pide», hace dos años», con el que, sin darle un argumento especifico, le pidió «una comedia» con referencias a películas que le gustaban como ‘Mery Poppins’ o ‘La bruja novata’.

«Es una parafernalia de un montón de cosas. Una comedia blanca que traspasa la cuarta pared y en la que también habrá vídeos y proyecciones. Creo que todo lo que me pidió ella está aquí. Tiene muchos ingredientes», ha señalado para añadir que «la propuesta está llena de guiños cinematográficos».

En este contexto, Concha Velasco ha destacado que «ella siempre le animó a escribir sin cortarse» y que cuando se la ofrecieron a Cimarro «dijo que le encantaba» y que «se la jugaban», a pesar de que no es una obra con una producción «barata». «Yo hago de fantasma, estoy muerta en el escenario. Siempre dije que de mayor quería ser abuela y fantasma, y he conseguido las dos», ha añadido. Por último, Rebellón ha indicado que la función tiene «la única pretensión de divertir y hacer pasar un rato divertido» para que la gente «se olvide del momento caótico que se esta viviendo en España»-.