Javier Collado

Dobuss

El pasado 25 de agosto debía ser una jornada festiva para Borja, sin embargo, lejos de recordar las fiestas de su pueblo, en Cantabria, por la diversión este adolescente de 13 años se recupera en el Hospital La Luz de las lesiones que sufrió por la explosión de un cohete.

Estaba jugando con un grupo de amigos cuando uno de los cohetes que lanzaron le estalló en la mano derecha. Perdió tres dedos y sufrió una lesión en un cuarto. Un mes después sigue tratando de superar las secuelas.

El cirujano Francisco Piñal le ha trasplantado dos dedos del pie, la intervención ha sido todo un éxito. Este facultativo ha realizado 500 intervenciones similares de las cuales solo tres no han tenido un resultado positivo.

El miércoles está previsto que reciba el alta y pueda regresar a casa, por el momento ha comenzado a caminar y en tres semanas, aproximadamente, podrá ir empezando a hacer vida normal. Lo más lento de todo es el proceso es recuperar la sensibilidad. Avanza a un milímetro por día.