Javier Collado

Dobuss

En Galicia, el metal vuelve a necesitar trabajadores. El sector crece en facturación y ha movido en el primer semestre del año un 25% más que en el mismo período.

Pero no crecen en empleo. Las casi 3.000 empresas que forman el sector, desde estructuras eólicas, aeronáutica, automoción o naval dan trabajo a 65.000 personas en toda Galicia, solo un 1% más que el año pasado.

No son empleos con grandes salarios. Los sueldos superan en la mayoría de los casos los 1.200 euros brutos mensuales, según los datos que maneja la patronal. Según el informe presentado este lunes, la metalurgia gallega ha generado 600 nuevos empleos en este primer semestre.

Las previsiones de los asociados a Asime pasan por incorporar otros 400 nuevos trabajadores durante los próximos meses, aunque las necesidades están cifradas a día de hoy ya en al menos 800 solo en los astilleros privados de la ría de Vigo. Es decir,1.200 empleos solo para poder garantizar los pedidos ya firmados.

Y es que de los 61 encargos registrados por el conjunto de las empresas navales en los seis primeros meses del año, un total de 27 se corresponden con carga de trabajo de siete astilleros situados en las rías de Marín y Vigo.