El cordobés Fede Vico celebra el gol que marcó al Córdoba C.F.

Javier Collado

Dobuss

CBN/CCF. Nuevo tropezón del Córdoba CF, esta vez, ante el Granada. Los blanquiverdes cayeron en un encuentro en el que desde muy temprano se vieron por detrás en el macador.

No comenzó nada bien el encuentro para el Córdoba. Los nazaríes comenzaron llevando el ritmo del encuentro y en solo 7 minutos se adelantó el Granada. Centro por la derecha de los locales que acabó con el balón en el pie de Fede Vico, solo al segundo palo, y buen gol para el canterano blanquiverde.

Y pudo ser peor porque apenas un minuto después, el cordobés del Granada volvía a plantarse solo ante Carlos Abad, que achicó a la perfección el hueco. El rechace cayó a Puertas, que pudo a marcar a placer de no ser por los buenos reflejos del portero tinerfeño del Córdoba, al que le dio tiempo a levantarse y tapar el hueco para acabar con el peligro.

Continuaba el asedio de los locales, especialmente por culpa de las pérdidas de balón. Así, Vadillo se plantó solo ante Carlos Abad, que paró bien al suelo en el primer palo.

Pero en el 20, el meta tinerfeño no pudo hacer nada ante el potente disparo dentro del área de Vadillo, que puso el 2-0 en el luminoso.

El Córdoba intentó meterse en el encuentro, pero no había manera. Un disparo de Blati desde fuera del área era todo el potencial ofensivo que podía ofrecer.

Mientras, Carlos Abad volvía a salvar al equipo tras ganarle un mano a mano a Vadillo.

La segunda mitad empezó muy bien para los blanquiverdes. Jovanovic provocaba el penalti que Aythami transformó en el 2-1 nada más volver del vestuario.

Pero duró poco la alegría. Apenas 5 minutos después, Montoro volvía a abrir brecha en el marcador con un disparo mordido desde fuera del área al que no pudo llegar Abad.

Los de Sandoval estuvieron cerca de volverse a meter en el partido, pero Jovanovic no terminó de definir en un mano a mano con el meta rival.

Hubo que esperar al 85 para ver un nuevo gol del conjunto cordobesista. Bambock cazó al primer toque un rechace en la frontal del área y la puso directamente al fondo de las mallas.

Y ya con el equipo intentando empatar el artido, Rodri, a la contra, puso el 4-2 definitivo para el Granada.