Javier Collado

Dobuss

Carmen Paz. La selección española femenina de baloncesto jugará las semifinales del Mundial de Tenerife, tras imponerse no sin dificultades a Canadá por 53-68, en un duelo marcado por la labor defensiva de ambos equipos. La labor atrás, especialmente de Anna Cruz y Queralt Casas con Kia Nurse, la estrella del equipo americano, fue clave, en un partido de trincheras.

El partido empezó con más dudas de las previstas para las españolas. Canadá creyó más, y se repuso muy pronto del triple inicial de Alba Torrens, para irse al final de los primeros 10 minutos con el marcador a favor.

Sin embargo, en cuanto se repusieron de la dureza en defensa de las de Lisa Thomaidis y apostaron por darle balones a la letal Astou Ndour, pronto remontaron. El parcial de 10-2 de salida en el segundo cuarto fue crítico para las españolas, aunque sobre todo secar a Nurse (1 de 9 en tiros de campo en la primera mitad de partido) permitió a las de Mondelo irse por delante al descanso. En el tercer cuarto, Canadá empezó a creer más. Nurse despertó, hasta llegar a los 15 puntos.

Sin embargo, no fue ella, sino Ayim la que puso más en dificultades a las de Mondelo. El cuarto acabó a su favor, con un 23-18, pero ya lo avisaba Mondelo: si llegaban cerca al último cuarto, iban a poder ganar el partido. La labor de Queralt Casas, que acabó con 13 puntos, en el arranque del cuarto definitivo cambió el partido.