Javier Collado

Dobuss

CBN. El asesino de la joven Marta del Castillo, Miguel Carcaño, condenado a 21 años de cárcel, podría comenzar a disfrutar de permisos de fines de semana tras cumplir 9 años de condena.

Esta circunstancia ha suscitado una gran convulsión en la sociedad sevillana que por una parte no llega a comprender que pueda disfrutar de esta libertad parcial tras el macabro crimen, que aún resuena, y por otro lado, inquieta que pueda transitar con libertad por las calles de Sevilla próximamente.

Tras pasar de primer grado a segundo grado con menor aislamiento puede pedir estos permisos cumplida la cuarta parte de la condena,  por su condición de preso de segundo grado. Un grupo de expertos valorarán si conceden estos permisos, que puede suponer hasta 36 días al año.

Todo ello a pesar de que no ha mostrado arrepentimiento ni ha colaborado en la tarea de búsqueda del cuerpo de la joven con la consiguiente desesperación de los padres de la joven.

El propio padre de Marta del Castillo ha llegado a visitarlo en prisión para pedirle que le indique dónde se encuentra el cuerpo de su hija. Y Carcaño no ha cambiado su última versión, de que el cuerpo fue enterrado en La Majaloba, y que en todo caso su hermano lo habría cambiado de sitio.

Otras fuentes no ven probable que pida permisos penitenciarios por cuanto no confía en que el comité de expertos lo autorizaran al no mostrar arrepentimiento ni cooperación en el hallazgo del cuerpo de la joven, pero legalmente puede solicitarlo.

A su favor por otro lado juega el hecho de tener un comportamiento correcto en prisión, donde ocupa las horas, entre talleres de manualidades, lectura en biblioteca y paseos.