Javier Collado

Dobuss

Cataleya, una niña vallisoletana de 11 meses de edad enferma de leucemia, cuyos padres pidieron ayuda a principios de septiembre para encontrar un donante, pudo someterse finalmente este miércoles a un trasplante de médula. Lo recibió de su padre, tras comprobarse que el progenitor presentaba una compatibilidad de células del 50% con la menor, informa El Norte de Castilla.

El padre de la pequeña, Adrián García, se sometió el miércoles por la mañana a una extracción de sangre para posteriormente realizar la transfusión a la pequeña. «Confiamos en que todo va a salir bien», dijo, en declaraciones recogidas por el periódico vallisoletano. «Los riesgos existen, pero estamos contentos y con ganas de que todo salga bien», agregó. García quiso asimismo dar las gracias «a toda la gente que se está volcando con nosotros, y también al hospital Clínico y al hospital La Paz [de Madrid], por el excelente trato médico recibido».

Los padres de Cataleya buscaban urgentemente un donante de médula para evitar el fallecimiento de la pequeña. Su niña padece, desde los seis meses, un tipo de leucemia letal (mieloide aguda) que afecta a las edades más tempranas. Tras cinco meses con quimioterapia, ‘Super Cataleya’, apodada así por sus progenitores, fue trasladada de Valladolid a Salamanca para ser sometida a una primera operación gracias a un donante. Parecía que la espera había llegado a su fin.

El donante resultó ser compatible con la niña vallisoletana y todo estaba listo proceder a la intervención. Sin embargo, el pasado lunes 3 de septiembre, este donante dejó de estar disponible hasta diciembre, tiempo que la pequeña no podía esperar. Los padres de la niña, Adrián y Carlota, lanzaron entonces una campaña de petición de donantes para aquellas personas comprendidas en una franja de edad entre 18 y 40 años. Mientras, la bebé fue trasladada, junto con sus padres, al Hospital de La Paz en Madrid para diagnosticar quién de los dos era más compatible con ella y proceder a hacerle un trasplante, que al final resultó ser el padre.