Imagen: Mediaset.

Dobuss

La corrección política ha llegado a los libros de texto pero lo está haciendo de forma sesgada. La Junta de Andalucía ha puesto en marcha una comisión de expertos que revisará todos los manuales para asegurar que se respete la igualdad de género.

La comunidad andaluza sí parece estar a la cabeza es en la adecuación de los libros de texto y materiales curriculares a la igualdad de género.
Expresiones como «mi mamá cocina, mi papá trabaja» dejarán de estar presentes en los materiales didácticos de los colegios e institutos andaluces. Desde el pasado mes de julio los responsables de la Consejería de Educación han elaborado unas instrucciones dirigidas a los centros docentes y unas recomendaciones destinadas a las empresas editoriales que establecen los criterios para la selección de los libros de texto y para la elaboración de materiales curriculares en cualquiera de sus formatos y soportes, para que se ajusten a la igualdad de género.
La orden se ha visto reforzada este miércoles tras la aprobación en el parlamento andaluz de la nueva Ley de Igualdad que sustituye a la de 2007.