Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La Policía Nacional ha detenido en la ciudad de Salamanca a uno de los fugitivos más buscados del país, un hombre condenado por violar a la hija de su pareja -menor de edad en aquel momento- y que permanecía en paradero desconocido desde 2006.

Según han confirmado fuentes policiales, Esteban Vacas, de 49 años, condenado por violación y de nacionalidad española, ya está privado de libertad después de que tuviera vigente desde entonces una reclamación judicial.

Incluso, en abril del presente año, el entonces ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, publicó en la red social twitter la foto de este fugitivo y la ficha policial, junto al texto ‘Se llama Esteban Vacas, si lo ves o sabes algo de él, llama al 112, 062 o 091. Es uno de los delincuentes más buscados de Europa’.

La Policia Nacional localizó a Esteban Vacas en la calle Coral, en los bloques de Nícar de la capital salmantina.  El fugitivo español número 1 de Europa llevaba tres años sin salir de la casa de su madre, donde se había preparado un habitáculo debajo del microondas para esconderse.

Vacas García tiene el dudoso honor de ser el fugitivo español más buscado de Europa. Este varón, condenado en 2006 por la Audiencia Provincial a una pena de 16 años de prisión tras ser hallado culpable por el alto tribunal salmantino de violar a la hija de su pareja, que por entonces era menor de edad, permanece en busca y captura desde enero de 2007, mes en el que el Tribunal Supremo confirmó la sentencia. Vacas integraba hasta ahora la lista de los cincuenta fugitivos más buscados por Europol.

En esa página, el pederasta salmantino de 46 años llegó a aparecer junto a Salah Abdeslam, el que fuera terrorista más buscado de Europa y que fue detenido como autor de los atentados de París de noviembre de 2015 o el capo siciliano Matteo Diabolik Messina, considerado el más poderoso de Italia y que se encuentra en paradero desconocido desde hace 23 años.

La Audiencia Provincial de Salamanca acogió el juicio contra Esteban Vacas García en abril del año 2006, acusado de agredir sexualmente en dos ocasiones a la menor, vecina del barrio de Pizarrales e hija de su compañera sentimental, con la que llevada 10 años de relación, cuando la víctima contaba con tan sólo 15 años. En la segunda agresión el pederasta llegó a culminar la violación, aprovechando que la joven estaba sola en el domicilio por encontrarse enferma.

La joven puso los hechos en conocimiento de su madre, de manera que ambas denunciar al agresor ante las autoridades. Celebrado el juicio, en el que Vacas negó de forma tajante las acusaciones señalando incluso que la razón de la denuncia era que él «reñía bastante a la joven porque era una niña problemática y hacía lo que le daba la gana», el alto tribunal dictó sentencia condenatoria a mediados de 2006.