niños

Javier Collado

Dobuss

CBN. El Sector de Educación de CSIF Córdoba reclama a la Delegación Provincial de Educación que adopte medidas extraordinarias para afrontar las altas temperaturas que se están registrando en las aulas en estas primeras semanas de curso escolar, entre las que encuentra la interrupción de las clases a las 12.00 h en aquellos días en los que la previsión de temperaturas supere los niveles normales para la actividad escolar.

En un estudio reciente, el Sector de Educación de CSIF Córdoba ponía de manifiesto que «el casi el 70% de los centros no dispone de climatización en las clases, al mismo tiempo que sólo un 3% tiene instalados estos equipos en todas las aulas. Es por ello que el 96% de los docentes consultados afirmaba que en su centro no existía una climatización adecuada para hacer frente a las altas temperaturas».

En base a estos datos, CSIF Córdoba «insta a la Delegación Provincial de Educación a que tome medidas urgentes en los centros que no cuentan con aire acondicionado en sus aulas a fin de salvaguardar unas condiciones adecuadas para la docencia y la integridad física del alumnado y del profesorado, evitando así episodios de desmayos, mareos y lipotimias ocurridos en cursos anteriores».

La responsable del Sector de Educación de CSIF, Elena García, pide que, «al igual que ocurre cuando se producen inclemencias meteorológicas relacionadas con el frío, se activen protocolos de emergencia que adapten los periodos docentes a las horas de menos temperatura, además de que se contemple la suspensión de las clases a partir de las 12 de la mañana en los días de más calor». CSIF señala que las previsiones meteorológicas para los próximos días en Córdoba se sitúan entre los 33 y los 35 grados en el caso de las temperaturas máximas.

CSIF, en vista de esta situación, ha enviado un escrito al delegado territorial de Educación en Córdoba para transmitirle la situación en la que se encuentran miles de docentes y de alumnos en la provincia debido al incremento de las temperaturas en las últimas semanas.

La responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba, Elena García, señala que “el proceso de enseñanza y aprendizaje se hace inviable” en las aulas a partir de temperaturas superiores a los 26 grados. “Para nosotros, lo más grave de esta situación es el riesgo al que se están exponiendo los docentes y los alumnos, que son menores de edad cuyo cuidado y educación nos confían las familias”, agrega.