Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El Festival de las Callejas de Córdoba, que se celebra por segundo año consecutivo entre el 11 y el 14 de octubre, se amplía este año desde 36 hasta 52 callejones, repartidos en cinco rutas por todo el casco histórico.

El teniente de Alcalde de Turismo del Ayuntamiento de Córdoba, Pedro García, y el organizador de esta cita, Manuel Ramos, presentaron esta edición en la calleja de Grajea, una de las más de 170 que hay en la ciudad.

El Festival de las Callejas, por tanto, «tiene mucho recorrido», indicó Manuel Ramos, quien remarcó que esta cita está orientada al turismo, aunque para ello necesita el concurso de la propia ciudadanía cordobesa, que son quienes han de llenar de vida estos espacios.

Esta segunda edición cuenta con cinco rutas, una ubicada en la zona Suroeste de la Mezquita-Catedral, y cuatro de ellas en la zona de La Axerquía -San Pedro, San Andrés y Santa Marina, San Lorenzo y Santiago-, a la que Ramos considera «una de las grandes desconocidas de Córdoba».

Paralelamente, habrá un buena ramillete de actividades, como la representación teatral de la leyenda de los siete infantes de Lara -que fue un éxito el año pasado-, exposiciones de acero, cuero y esparto, talleres de abanicos o sencillamente a artesanos trabajando materiales en plena calle, como se lleva haciendo desde tiempos inmemoriales.

También se ha retomado la idea de repartir un «Pasaporte de las Callejas» para que quien complete los nueve kilómetros de recorrido y selle cada una de las callejas que visite -en establecimientos adheridos a la iniciativa- se lleve un reconocimiento, al tiempo que habrá sorteos para quien interactúe en redes sociales.

García resaltó el éxito que tuvo esta iniciativa el año pasado, la propia importancia que tiene este tipo de urbanismo en una ciudad como Córdoba, que ha hecho de la fiesta de los patios -con los que guardan similitudes- patrimonio mundial de la humanidad.

Además, García señaló que esta iniciativa es una más de las que el Ayuntamiento impulsa para «desestacionalizar» el turismo en Córdoba, más allá de la primavera, con una programación estable durante todo el año, que incida en las pernoctaciones.

Fuente: Efe.